Crónicas desde el arca

Lo público y lo comunitario

El gentío soporta esta segunda quincena metidos en un arca, semejante a los tiempos bíblicos, en la cual nos hemos recluido todos por propia voluntad, esperando que bajen las aguas. ¿A quien castiga? ¿De que nos salvará? Espero que pronto enviemos la paloma, y que esta nos traiga una rama de olivo.

Los gobiernos se tambalean. Las señales iniciales han sido caóticas, y hasta los bocazas que se reían de la pandemia reculan ante su embestida. Los del Norte sacan pecho y acusan a los del Sur de poco precavidos. Exhiben sus estadísticas inmaculadas. No saben que son lo más fácil de camuflar. Pueden y lo hacen, y lo llevan haciendo desde hace tiempo. No saben que las fronteras Sur y Este de Europa son sus defensas, y que el enemigo vino subrepticiamente y nos invadió, como un regalo envenenado, como caballo de Troya que entra, mata y despoja.

Ahora todo nuestro poderoso y seguro mundo es solo un muro saqueado, como aquel que Roma tuvo que abandonar en el norte de Inglaterra cuando sus ejércitos se desplomaron ante el empuje de los bárbaros.

Si algo es seguro es, que la vida y el mundo que conocemos se ha derrumbado. Solo queda el ser humano, como expresión de la última defensa. Las autoridades solo pueden dar órdenes que no llegan a los últimos escalones de su organización. Ni equipos, ni trajes de protección, ni créditos, ni moratorias. Choca con la burocracia, la avaricia, la mezquindad, la pobreza de espíritu. Ya dijo Christopher Plummer en Plan oculto (The inside man):” Cuando veas sangre en las calles, compra”.

Ante tamaño despropósito solo la muchedumbre organizada ( Coral Crowd), resiste. Los sanitarios se protegen con batas de tela y bolsas de basura, como indigentes ante la marabunta, y algunos fenecen, como aquellos bomberos que acudieron a Chernóbil con trajes de goma para parar al monstruo radiactivo desatado.

Ingenieros talentosos trabajan sin descanso con diseños en impresoras 3D para producir protectores, mascarillas, respiradores, y los ofrecen de forma generosa. Pequeñas empresas son encontradas en la geografía española y ¡ Descubrimos que son capaces de producir respiradores! Se mira fuera, y se olvida lo más cercano y obvio. España es una potencia industrial y podemos producir esos productos de extrema necesidad aquí.

La muchedumbre organizada, pide paso ante las clases políticas, desbordadas muchas veces, y sin saber a dónde mirar. Si buscas donde todo el mundo, puede ocurrir que no encuentres nada, te timen y abusen de ti. No han sabido confiar en esa sociedad que crea, trabaja, estudia, y ofrece desinteresadamente lo que se necesita. ¡Dicen que las viseras manufacturadas en impresoras 3D, no están homologadas! Eso importa mucho en estos momentos, cuando los sanitarios se protegen con batas y bolsas de basura. Dicen que podrían recibir un aluvión de demandas por estas viseras. Las recibirán igual por no llevar nada que proteja a nuestros sanitarios. ¡ Pagaría con creces esas demandas si con con ello salvamos vidas!

No es solo lo público lo que esta salvando cada día. Es el carácter solidario, el pundonor, el coraje, la épica. Dicen que los valientes son personas normales en circunstacias especiales.

Ya habrá tiempo para dirimir responsabilidades, pero cuando la sociedad formal (la política) se rompe ante la adversidad, solo somos uno (lo comunitario), cuando surge lo más genuino de nuestra especie. Juntos somos más fuertes, y entonces personas individuales son capaces de arriesgar todo, hasta la vida, porque es el grupo lo que importa salvar, la civilización.

Después de esta primera quincena, empieza a cundir el desánimo, los muertos no paran de crecer, y ni siquiera la ralentización de la tasa de contagios mitiga nuestro miedo e histeria. Se nota en la gente, en las autoridades, que dicen protegernos. Hace 2 días estuvieron a punto de multarme. Iba corriendo en pantalón corto a comprar al supermercado. El uniformado se puso nervioso cuando me vio correr. Apostado en una esquina como esos polis tontos detrás de una marquesina, me paro a la vuelta de la esquina, y de forma seria y nerviosa me pidio mi documentación, y al ver que no coincidía la dirección de carnet con mi casa actual, me indico que me iba a denunciar. Me iba a denunciar porque en mi carnet no ponía el sitio donde vivo actualmente y porque vestía “inadecuado”. Y para remacharlo, me lo confirmo. “Cambie ud. la dirección, y vístase de otra manera”. Como dicen los futboleros, una falta por frustración.

Y ahora seguimos dentro de este Arca comunal que nos hemos dado. Urdiendo los trajes que vestiremos cuando salgamos, si sobrevivimos al virus, la histeria de algunos, la inoperancia de políticos grandes y pequeños, y esa máquina que lo devora todo que se llama estupidez. Es cierto que el entramado institucional nos defiende de los errores humanos, pero no de aquellos que incumbe a estos seres, venidos de otra dimensión, y que quiere conquistar nuestro mundo, como aquellas lagartos de la serie V, donde los humanos eran usados como alimento, o Stargate, donde solo eramos esclavos de seres del mas alla (dioses, seres divinos, héroes).

Comamos cuando podamos y laboremos.

Julian Gonzalez

UNA OPORTUNIDAD PARA CRECER

Si mantienes tu actividad, invirtiendo tecnología y talento, debes de seguir pagando servicios e impuestos. Si cierras y mandas a los trabajadores al paro, te bonifican y no pagas seguros sociales.

Si hay que proteger a las empresas que no pueden mantener actividad, habría que incentivar y primar aún más al que mantenga la actividad.

Por ello las medidas tomadas son retrogradas, no incentivan la innovación. Si queremos aprovechar esta crisis para crecer, es menester diseñar la post crisis, como hizo Winston Churchill en 1941, en plena ofensiva alemana sobre las ciudades inglesas.

Si algo hemos aprendido en esta crisis es que la previsión y el carácter predictivo es el gran ausente de las políticas públicas.

Federico Mayor Zaragoza, Director adjunto de la Unesco entre 1978 y 81 ya lo expresó fehacientemente. Si analizas el cadáver para saber lo que ha ocurrido estas llegando tarde. Hay que ver todo lo que el futuro está cambiando nuestras vidas. En noviembre 2016 Iñaki Gabilondo decía: ” Nos acabamos de enterar que estamos educando para un mundo que muere”.  Hoy, en 2020 los niños siguen cargando pesados libros, y se descubre que la formación virtual debe tener futuro. Es un botón de muestra. “Nuestra sistema educativo esta en la UVI”, decía un antiguo profesor de la comunidad manchega”.

Esta crisis ha demostrado que la ciencia de los datos es una herramienta de previsión para crear modelos correctos. Y que si hubieramos tenido el sandbox1 a punto podría haber sido empleado para responder mas rápido y mejor.

Que las impresoras 3D trabajan bajo demanda y son capaces de adaptarse a cualquier circunstancias. Decenas de ingenieros trabajan y han puesto a punto los diseños para producir respiradores o cualquier otro utensilio. Si en vez de usar impresoras 3D domésticas (12 piezas/día), se tuviera impresoras 3D industriales, se podría fabricar 40.000 piezas en cualquier momento y lugar.

El internet de las cosas hace que los robot puedan realizar test rápidos en 15 minutos. Y así localizar a todos los infectados y evitar el contagio de todos aquellos pacientes sin síntomas que no saben son portadores del virus.

El teletrabajo y la formación online, ahorra tiempo y dinero. Y sin embargo, las empresas que tienen esos equipos para trabajar en remoto, no pueden beneficiarse de ninguna de las medidas del gobierno. Estas empresas han invertido dinero, talento y nuevos protocolos de trabajo para ser más eficientes, y realizar menor costo en transporte y contaminación, tanto individual como colectivamente. Ahorras cuando no tienes que usar tu coche privado o usar transporte público. Ahorras porque puedes conciliar mejor tu vida laboral y personal, flexibilizando tu jornada laboral y administrando mejor tu tiempo. Todas las empresas tecnológicas más exitosas del mundo usan este sistema de horario flexible, donde los trabajadores deciden cuándo deben de ir a su trabajo y cuando trabajar desde su casa.

La formación on line está presente activamente desde hace más de 15 años. Hace tiempo que todos los libros estan en e-book con diseños apaisados que pueden ser usados en tablet, ordenador y hasta móviles. Y que dichos libros son muchas veces manuales de adoctrinamiento local, y regional. El conocimiento está libremente expuesto en bibliotecas virtuales, wikipedia, aulas virtuales, e-book de todo tipo. Hace tiempo que el conocimiento y la información no reside en un libro físico. No dudo de su valor, pero estamos hablando de libros cuyo valor es un negocio para muchos colegios y editoriales, e inclusive hay becas que podría ser dedicadas a otras cosas más necesarias como comedores, salidas educativas, actividades extraescolares.

Me alegro que el Sr. Presidente del gobierno haya descubierto la importancia de la formación online, aunque matizaría. No quiero ser pretencioso, corrigiendo. La formación on line no es el futuro, es una realidad, que es usada por las más importantes universidades del mundo, y escuelas de negocio. Incentiva la capacidad de adaptación, la iniciativa personal y las habilidades digitales, la colaboración a distancia entre individuos y países y es un elemento que rompe fronteras de todo tipo. Es el mundo globalizado actual. Sr. Presidente no hay que esperar al futuro. Es una realidad tangible que crea valor añadido y eficacia.

Y por último, esta crisis descubre lo más importante de nuestra sociedad. Que colaborando juntos somos más fuertes y solucionamos mejor los problemas. Pero esto ya lo averiguo la IA. Porque lo que diferencia esta tecnología del resto es que usa equipos diferentes conectados como nodos en rack. De esta manera sustituye y mejora los grandes ordenadores que rigen nuestras vidas, por equipos escalables que saben adaptarse a cada realidad.

Es tiempo de luchar juntos en un nuevo tipo de reto, no es militar pero sí requiere disciplina y templanza. Algunos comentaristas no quieren usar símiles militares, y tenemos que reflexionar sobre el tema. Es una lucha nueva, donde nos jugamos la sociedad que queremos y el futuro que deseamos.

Aprovechemos para crecer. Porque todos los miles que van a morir se lo merecen. Ese será el mejor homenaje que podemos darle. Y pronto en muchas plazas libres de virus podremos reír, y abrazarnos. Por una vez seremos muchos unidos en rack como nodos inter-comunicados.

Saludos. Julian Gonzalez

En homenaje a Eladio Fernández Manero

1 Herramienta de previsión de IA para probar las nuevos productos financieros existentes. Aprobada su creación en febrero 2020.

LA CIVILIZACIÓN

Paisaje después de la batalla. ¿Qué hacer?

Muchas instituciones estudian el efecto de esta pandemia, como nos va a afectar y si perdurará. La única cosa cierta es la imposibilidad de saber su efecto. Solo podemos esperar a que pase, hacer recuento de daños y ayudar a los ciudadanos, trabajadores y autónomos que quedaron solos y abandonados en la anterior crisis. Es una buena oportunidad para que gobiernos, bancos, grandes empresas de servicios, e instituciones devuelvan el precio pagado por miles de ciudadanos, cuyos negocios desaparecieron en la anterior crisis por la avaricia de unos pocos y la connivencia de la clase política. De otra manera volveremos a la catástrofe. Y no creo que pueda soportarlo esta sociedad.

Frente a la crisis hay dos estrategias para afrontar el momento. La primera, prima la salud de manera draconiana, y es la economía la que se abandona a su suerte. Se declara el estado de alarma y se confina a la gente en sus casas con orden de no salir para evitar la extensión del virus. Ello conlleva pérdidas millonarias y una cascada de impagos de seguros sociales, impuestos, sueldos, pérdida de puestos de trabajo…

En la segunda opción, piensan en mantener la economía en funcionamiento y poder parar el virus en su forma más virulenta, y no provocar la curva de subida instantánea que colapsa cualquier sistema de salud, sea público, estatal o privado. En UK piensan que dicha curva de fuerte impacto puede ser atenuado. El precio es la muerte de más personas de grupos de riesgo, pero salvar el impacto económico.

Y aquí nos encontramos con la decisión que decidirá el futuro de las comunidades. Elegir entre lo malo y lo peor, sacrificar peones para salvar a la reina, y poder recuperarse antes y mejor. Los ciudadanos de UK y Alemania tienen la oportunidad de salvar la economía y sufrir un impacto más plano en el tiempo. La experiencia nos dice que los primeros sufren su impacto fuerte en una curva muy alta y después de 2 meses baja. Los segundos reciben un impacto menos fuerte, con más muertes en los grupos de riesgo, y curva más plana. Su duración será de 4 a 6 meses.

Al final el problema es administrar nuestras perdidas humanas y económicas. Encontrar un equilibrio entre estas variables sería lo ideal, porque salvar las dos cosas es imposible.

A nuestro favor tenemos que es una crísis que viene de fuera del sistema económico, y que cuando bajen los índices de mortalidad y contagio, volverá a crecer la economía con más fuerza. Tecnologías llamadas a cambiar el sistema de producción, pero de lenta implantación, han surgido como salvadores, como las impresoras 3D, que fabrican en tiempo real y bajo demanda en cualquier instalación (respiradores, mascarillas, guantes, material de protección). Y como siempre la capacidad predictiva, esa variable nueva, que deja a la realidad caduca rápidamente. La realidad es el pasado, y existen modelos apriorístico que podían haber sido usados al comienzo de la crisis. Si hubiéramos tenido en marcha el famoso sandbox1, se podría haber usado para predecir esta crisis. Pero siempre es igual, se analiza mejor el pasado que el futuro.

Nuestra cultura occidental se basa en la conciencia individual, un largo viaje desde aquellos hombres de las cavernas que pintaban como ángeles y sabían ver en la naturaleza la sabiduría que hoy tenemos que aprender en universidades.

Paradojas del destino que nos enfrenta a un reto continuo. La sociedad se basa en la colaboración, pero avanza por individuos que son capaces de ver y hacer cosas que la mayoría no es capaz de vislumbrar. Ser disruptivo e innovador es hacer cosas que nadie piensa. Así describo en un ensayo que escribí hace unos años llamado “Fenomenología del éxito, La conquista de la conciencia individual”. 

En tanto y en cuanto somos capaces de pensar diferente de los demás, seremos capaces de resolver mejor los problemas y anhelos de la mayoría, aun a pesar de tener en contra a los demás. Por ello la conciencia individual es el elemento fundamental de nuestra evolución.

A veces tiene efectos perniciosos. Individuos se erigen en portavoces de la mayoría, saben interpretar y manejar a las masas. Son aclamados como salvadores y guías, y están en los libros de historia como las épocas más oscuras de la humanidad, aquello donde se censura, y comprime el conocimiento a un reglamento de conducta que solo aspira a subyugar y atar la mente de los hombres para que nadie piense diferente y exista un monopolio del conocimiento. En ese momento el conocimiento es poder y es identificado con la religión, la república, el imperio, el ciudadano, la política y las masas.

Y este recorrido siempre ha sido una batalla entre el individuo y la forma de poder de cada etapa. Moisés rompe con el orden del imperio egipcio, renuncia a su estatus y es expulsado al desierto para morir. Pero una voz interna le ayuda a creer que otro dios es posible, uno e inmaterial que no se puede representar. Es la primera revolución de la conciencia individual. Y así evolucionamos desde un mundo multiétnico y multilingüístico a otro más uniforme. La evolución no ha sido consecutiva ni ha crecido uniformemente.

Siempre hay un precio en cada nueva escalón. Se paga de una manera u otra, y los hombres debe administrar el costo, para beneficiarse luego de las ventajas.

Es tiempo de cambio, de usar otra política y otra manera de afrontar el problema. Y de olvidar formas que desarbolan la cohesión social. Esta vez no pueden dejar a su suerte a los ciudadanos. Hay que cubrir sus necesidades, eximir de pagar seguros sociales si no hay actividad, ayudar a las empresas con fondos, y a los trabajadores que queden confinados en sus casas, mediante subsidios y ayudas. Esta es una guerra instantánea, brutal, pero esperemos que de corta duración. Y en cuanto bajen los índices de contagio y mortalidad, la actividad volverá con más fuerza.

Volveremos a pisar las calles nuevamente.

Julian Gonzalez

1 Herramientas de predicción basados en big data y AI, usados para el sector financiero.

Pandemias y cuentos chinos

No quiero frivolizar con el tema, aunque tampoco deseo demonizar el asunto. Siempre ha habido pandemias y vivimos con ellas.

Los virus existen desde que los organismos vivos comenzaron su existencia, es el ciclo de la vida monocelular a policelular en un relación de simbiosis, sumisión y dependencia parasitaria.

Entre 2018 y 2019, más de 20.000 personas murieron de gripe normal, que afectaron a 500.000 personas sólo en España. Y nosotros sin enterarnos. ¿Somos mortales? Si.Y esa es una característica que nos hace evolucionar como especie.

En Argentina se ríen. Están en pleno verano austral con 40º celsius, y ellos están afectados por algo mucho más terrible, el dengue. Parte de Brasil, Paraguay, y hasta Bolivia tiene una epidemia de esta enfermedad en estos momentos, con un nivel de incidencia mucho más mortal. Solo en Brasil, en un solo año, 2,3 millones de personas han estado afectadas. Su incidencia y mortalidad es baja, pero en casos severos de la enfermedad, el llamado Dengue grave, puede provocar la muerte.

Por todo ello, los virus y las pandemias son frecuentes, y los servicios médicos de países como España tienen que luchar cada año con la gripe normal.

No podemos evitar el miedo, otra epidemia más virulenta que la de los virus. Deberíamos crear un término para describirlo, igual que a los memes, o insight, se les nombra así, como derivación de los genes de origen biológico. Los memes se transmiten de manera automática, independiente de la voluntad de los portadores, por herencia cultural. Son los causantes de los grandes errores de la economía en los últimos años.

Las repetidas crisis económicas cada ciclo de 7-10 años, ocurren sin saber a ciencia cierta su origen. ¿Somo tontos los humanos? Para que una sociedad inteligente, rica y culta que posee instituciones con miles de técnicos bien entrenados, se encojan de hombros y sigan en sus puestos de trabajo sin que nadie les despida o les de una patada. Grandes firmas financieras con graduados en las más excelsas escuelas de negocios, cometan errores que vistas después, parecen fruto de estúpidos patanes guiados por la avaricia. O hace poco más de dos años hemos visto como miles, sino millones de ciudadanos son manipulados en redes sociales (el caso de Cambridge analitis) por empresas que trabajan para políticos misóginos, ultraconservadores y hasta maleducados, y triunfan ante el estupor de la mayoría. Brexit, Brasil, USA, Cataluña, Andalucia.

¡Pues si señores !, existen los virus culturales, que bien tratados y usados hacen que la realidad sea cambiada. Y todo esto es debido a nuestros insights, o creencias. Nuestros planes de contingencias y leyes perfectas están ahí pero los humanos nos las apañamos para torturarlas, manipularlas y hacerlas evolucionar para que den lo que nuestras creencias desean.

Hace unos años, leí un libro ciertamente sorprendente y distraído, Imperialismo Ecológico1. En el mismo, el autor planteaba que la expansión europea desde el siglo X, se hizo con uso involuntario de los virus en muchas conquistas, y que muchas de las conquistas científicas y tecnológicas están precedidas de dichas batallas biológicas. Españoles, franceses e ingleses, diezmaban más enemigos por sus virus que por hechos guerreros en América y otras colonias. Y hasta en la II GM, la batalla de Guadalcanal fue una batalla donde las epidemias tuvieron un gran protagonismo. El mismo Blas de Lezo, tuvo un gran aliado en la temporada de lluvias, en 1741 en la defensa de Cartagena de Indias. Más de 11000 soldados ingleses cayeron muertos en los alrededores ,muchos de ellos aquejados de la fiebre amarilla.

Y ahora vamos a la última epidemia, la de los rumores….

Este domingo un amigo ingeniero, que trabajaba en una empresa de distribución industrial recibió el despido, debido a la cancelación de un pedido importante en China. Y eso si es un problema. Mis fruteros chinos, que estan en frente de mi casa, acaban de cerrar por vacaciones, en pleno marzo. Teniendo en cuenta que su cultura no es muy propicia a las vacaciones, estas tienen un componente no solo viral, sino cultural. No se si temen un pogrom, al estilo antiguo, o es una decisión responsable. Cuando las epidemias se extendían en Occidente, ciertos grupos étnicos minoritarios eran acusados de ser los causantes. Lease judíos, armenios, semitas, albinos. Siempre es responsable el diferente.

Hay que luchar al viejo estilo con las armas que nos da un buen nivel de vida, un sistema de salud eficaz y extenso, y la ciencia. Esa que nos ha hecho evolucionar. Pero también debemos ser objetivos y reflexivos, porque el 95% de nuestras acciones son automáticas y responden a un estímulo que activan nuestros prejuicios.

¡Y por favor! Otros gobiernos han activado ya planes para paliar los efectos de esta pandemia en la economía y la voracidad fiscal en autónomos y trabajadores por cuenta propia y ajena. El gobierno dice estudiar medidas, pero el tiempo pasa, las ventas bajan, y la gente es despedida. ¿A qué esperan? A que el calor venga y se lleva la pandemia.

¡Siempre rogando a Dios !

Billy Kidgarden

1 La expansión biológica de Europa 900-1900 de Alfred W.Crosby

¿Pero qué son las competencias digitales?

El consejo de ministros anuncia la creación de un sandbox, y despertamos en un nuevo entorno, sin aún haber digerido, que es eso de las competencias digitales.

Por lo que parece, los estudios académicos reglados apenas son capaces de dotar a nuestra sociedad de profesionales en competencias digitales, palabra eufemística que engloba ámbitos desconocidos que nos obliga a hacer una reflexión.

Si hasta hace poco las competencias digitales eran simplemente tener un sitio web (página web, blog, página en red social) y navegar por la red con cierta destreza, ahora despertamos sabiendo que necesitamos algo más que no sabemos establecer.

Algunos adelantados, nos explicaban que los niños deberían aprender a programar en lenguajes cibernéticos (Java, php, oracle) como se aprende música, inglés o matemáticas. La realidad es que no podemos olvidar las materias básicas de la ciencia y las humanidades, y sobre todo materias “blandas” que ayuden a estar en continuo aprendizaje. Desentrañar el secreto de las tecnológicas no es fácil, y menos con las rigideces de un sistema que se rige por la burocracia y el miedo a meter la pata, lo que provoca precisamente eso mismo.

Las empresas de Fintech, ese vocablo que define a aquellas empresas que usan la tecnología digital para asuntos financieros, nos ha puesto en el tema. ¿Que se nos ha olvidado explicar?

Hasta hace poco menos de 2 años, casi nadie sabía qué era eso de un sandbox, aunque se reclamaba frecuentemente como elemento de desarrollo de la llamada 4º revolución industrial. Chiringuitos financieros aparecían y desaparecían fruto de estos tiempos sin saber si eran delincuentes o aventureros, una frontera muy porosa. Las granjas de ciber monedas, la venta de dichas monedas, nuevos formas de transmisión de dinero a través de sistemas mucho más ágil, rápido y seguro. Y nosotros sin nuestro sandbox. ¿Pero qué es un sandbox?

En esencia es fácil de explicar. Lo que no es fácil es hacer. El primer sandbox ha nacido en UK, dada la importancia de Londres como capital financiera mundial, y lo hizo en 2017. Es una caja de pruebas de nuevos recursos financieros que ayuda a comprender si un software es viable en el régimen regulatorio de un país, y que debemos hacer para hacerlo posible. De lo contrario, un país puede quedar lejos de estos sistemas que están revolucionando la banca y las finanzas.

Esta definición me ayuda a pasar revista a nuestro horizonte 2020, ese objetivo que se nos marcó hace algo menos de una década, cuando alumbraba el nuevo siglo y las tecnológicas luchaban por conquistar el mundo.

Hace poco más de dos años, estas habían superado a empresa como petroleras, inmobiliarias, construcción y bancos. El mercado dirigido a consumidores está en sus manos. Amazon controla mucho del mercado minorista, y mayorista, y compite con distribuidoras industriales de todo tipo de componentes. Ahora la nueva Secretaría de Estado de digitalización e IA nos dice que está en juego esa 2º fase de la 4RI, donde el sector industrial se juega su futuro. ¿Será devorado también por las tecnológicas?

La clave está en aprender rápidamente a usar el big data, proveer de herramientas de inteligencia de negocio y ser predictivo. Poner a disposición de empresas pequeñas y medianas herramientas de BI y Big data y avanzar hacia la IA. Socializar el conocimiento que ha conquistado el mercado y ha puesto en manos de las tecnológicas la economía, los negocios, la política, y hasta nuestros formas de relacionarnos. Nada se escapa a ellas y nada puede avanzar sin tener en cuenta la tecnología usada. Hay que aprender a usar dicha tecnología para ser productivas en esta era. Ese parece ser el camino.

Los Estados deben aprender a adaptar su leyes fiscales y laborales. De esa manera hacen viable lo que hoy es inviable, adaptar las regulaciones a las tecnología digital del siglo XXI, que salta las leyes de protección de datos, las leyes laborales, los derechos humanos y sociales. Ya que la economía productiva del siglo XXI se genera a partir de estas tecnológicas, que ya han cambiado el mundo.

Uso de información individual, células madre, regulaciones de la competencia, cargas fiscales, marcos laborales, planes de pensiones, edad de jubilación, trabajo a distancia, trabajadores por cuenta propia o ajena. Aparecen nuevas formas de trabajar, y de vivir, porque la forma de trabajar será alterada. El trabajo será más creativo y también más colaborativo, pero también más tecnológico, cambiante y evolutivo. Se subcontrata servicios, que antes eran realizados dentro de cada empresa, las grandes empresas crean aceleradoras desde las que lanzan sus proyectos de I+D+i, y se dinamiza el tejido profesional. ¿Tiene que haber precarización de las condiciones laborales por esto?

Todo será posible, si los rendimientos sacados de esta revolución son elevados. Y para eso las empresas, pequeñas y medianas deben aprender a usar los datos y hacerlos herramientas de predicción, asegurar la respuesta y confirmar resultados. Y sobre todo España debe cambiar el modelo impositivo. Hacer que los impuestos se apoyen en el beneficio de las empresas emergentes y tecnológicas y no en las rentas del trabajo. Para eso habrá que cambiar muchas cosas y eliminar procedimientos burocráticos que lastran el desarrollo.

El futuro es hoy y mañana será tarde, porque no sabemos donde estaremos.

Billy Kidgarden

Dictadura de la corrección

Parafraseando a un personaje popular que definió nuestro tiempo como dictadura de la corrección. Cojó este título a propósito de los acontecimientos recientes.

Definir las cosas como son se ha convertido últimamente en un tabú. La cantidad de memeces que tenemos que oír a diario en público y en privado define nuestra época. Y eso sin poder responder con contundencia, no vaya a ser que perdamos la razón en el envite.

Del “a ver si te callas” a la definición del pin parental, va un abismo, el mismo que rige nuestra vida diaria. En EEUU no se puede hablar de “aborto”, se debe decir “control de la natalidad”. Así se construye el mundo actual.

Un amigo poeta me pidió que escribiera el prólogo de su libro “A cuenta del albur”1, y en el hablé de la labor del poeta. Cuando una sociedad entra en crisis, las palabras no designan las cosas para las que fueron creadas, son sustituidas por sucedáneos acomodados a un lenguaje más moldeable. Ursula K. Leguin habla en su saga “El mago de Terramar” del mago de las palabras, guardián del nombre verdadero de las cosas, vive en un torreón rodeado de pequeñas vasijas donde guarda dichos nombres. Porque el nombre de las cosas, es una relación estrecha entre la cosa definida y el forma de designar. Ello asegura la posesión de dicho objeto.

A veces las cosas se pueden designar de diferentes maneras pero ello es solo retorcer las cosas. Nos desvían y somentén a su albur, y así nos llevan a la memez social, la dictadura de la corrección. Solo busca tu sumisión a su ideario.

¿Las palabras tienen ideología? Sin palabras no podríamos pensar. Porque ellas son el sustrato que sostiene nuestro pensamiento. ¿Existen palabras conservadoras y palabras progres?

Solo existe el sentido, y este suele cambiar. Ernest Cassirer2 uno de los padres de la fenomenología y la teoría del conocimiento, decía que “pensamos porque tenemos lenguaje”. Por tanto depende del proceso, la época y el sentido de una palabra. Aunque las palabras en sí mismo no tienen ideología. El contexto y el subtexto si tienen ideología. Es decir lo que va antes y después (contexto) y el subtexto (lo que verdaderamente quiere decir). Y ahí el mago de las palabras es nuestro faro que redirige al objeto que buscamos. El nombre verdadero de las cosas, que suele estar compuesto por más de una palabra. Por eso cuando se quiere desviar la atención y definir las cosas se usa más de una palabra. Hemos visto arriba el tema del aborto, y el tema de la tolerancia.

Cuando se trata de limitar las definiciones y retorcer el sentido siempre nos volvemos polifemos (El cíclope Polifemo que solo tenía un ojo). Se quiere ver solo en una dirección.

Pederastia, suicidio y educación sexual

Hemos visto estos tiempos hablar mucho de la primera y la última palabra. Sobre todo a la ultraderecha, no solo en España.

La pederastia ha saltado a la palestra muchas veces en los últimos años en la Iglesia, extendido “orbe e torve” a través del mundo. La misma Iglesia ha tenido que reconocer este mal que les ha corroído. ¿Han rectificado? Si, a pesar suyo. Y han promovido un curso de educación sexual para los cursos prematrimoniales, con consejos nada despreciables. Y hasta dentro de la Iglesias católica te revisa el celibato.

La educación sexual, es un tema que hemos dejado a la pornografía. Eso parece a tenor del agujero educativo y los problemas de madres en edad infantil que han proliferado. Un territorio tomado al asalto como si se tocara un tabú. Los niños ven porno, evidente, y se “educan” en él. ¿Por qué? Por existir ese déficit en la educación, tanto en público como en privado.

Finalmente, el suicidio ha llegado a personas que han sido “chantajeadas” por prácticas sexuales personales que deben de gozar de privacidad, y que “algunos desalmados” han hecho públicas, para escarnio de las víctimas. Hace unos meses fue el caso de una trabajadora de IVECO. Y a diario niños y niñas, adolescentes son extorsionadas, para que hagan lo que “delincuentes” desean.

Frente a esto, los partidos de ultraderecha se niegan a que los niños y adolescentes (creo que a muchos mayores no les vendría mal) no tengan que ir a este tipo de charlas como parte del recorrido educativo de sus colegios.

Y frente a este tipo de actitudes, se usa el lenguaje como campo de batalla, el pin parental. Eufemismo que hace que los padres pueden impedir a sus hijos ir a charlas educativas sobre tema de acoso escolar, agresión moral y física, presencial y digital alrededor de prácticas sexuales.

Esto se llama “dictadura de la corrección”. Las palabras designan el nivel de corrupción semántica que hemos alcanzado. Volvamos a llamar las cosas por su nombre y hablen por favor, hablan, o todos los estrictamente correctos del mundo acabarán con él.

Aunque la inmediatez y el cansancio nos hace saltar a estos temas, la realidad es que nuestro mundo es un gran campo de batalla por la tierra media, donde “magos” de las palabras deben existir para recordarnos la fragilidad de nuestra vida, y la deriva que debemos emprender para no naufragar.

1Libro de poemas perteneciente al poeta Francisco Castañon.

2Filosofía de las formas simbólicas.

Ideología y religión

Sociedades secretas y grupos de presión en el siglo XXI. ¡Miren dentro ! La política se construye siempre detrás de los focos.

En el mundo antiguo la ciencia y la religión eran lo mismo. Querían preservar el conocimiento dandole una sentido sagrado. En el mundo moderno, se “monopoliza” la educación, para crear “programación avanzada”.

Las maquinas no dominarán el mundo. Son los hombres, mediante el monopolio de la tecnología quien tratan de controlan el pensamiento independiente. Primero fueron las puertas traseras de todos los ordenadores vendidos, que permitía el espionaje de todos lo seres del planeta Tierra. Dell, HP, Microsoft, Apple fueron exhortados por agencias de información para que mantuvieran está pùerta trasera. La “soldado Manning” que permitió conocer este y otros espionajes masivos. Snowden le siguió, y permitió conocer este “delito” por el cual nadie ha respondido. El soldado “Manning” acabó en la cárcel y salió en libertad a pesar de que los duros del Pentágono querían dejarle en la cárcel de por vida. Snowden acabó en Rusia, donde fue recibido con alegría.

Aquí en España, tenemos a un exiliado de Suiza ¡La demócrata Suiza ! Hervé Falciani, un ingeniero informático del banco HSBC en Ginebra. Filtro lista de evasores fiscales de todo el mundo. Apenas muy pocos fueron a la cárcel, pero si Falciani, que fue perseguido y acabó en España. Al no haber tratado de extradición entre los países implicados, Falciani sigue en España exiliado.

Según esta exposición de los hechos, qué dirige los valores que rigen nuestra sociedad. ¿Es la verdad y la búsqueda de la justicia o los intereses de los poderosos? Doblar la verdad, convertir la acción justa en castigo.

Igual que el mundo antiguo los poderosos quieren monopolizar la tecnología, hacerla suya. Solo han cambiado el entorno donde se mueven. Antes la religión, la primera forma de comprender el mundo. Ahora la ideología, que trastorna las creencias haciendo compatible la injusticia y la legalidad, penalizando la transparencia.

En ella los sumos sacerdotes impedían el conocimiento. Eso es ideología. Convertir todo lo que va en contra de aquellos que sustentan la verdad. El mundo está lleno de intermediarios que financian partidos y grupos afines a los poderosos, se creen una casta sacerdotal y pretenden gobernar, países e instituciones.

En USA y la Unión Europea los llaman lobbys y están reconocidos. En otros países como España existen pero la falta de transparencia, mantenida por dichos grupos mantienen a estos en la sombra absoluta. Todos los conocemos, pero la tibia ley de transparencia aprobado hace poco limita poco la actividad de sus señorías . ¿Dónde están nuestros políticos?

El campo de batalla de estos grupos se ha trasladado a la costumbres. Creencias y costumbres son la batalla de cada día. La maternidad subrogada, la identificación de personas mediante identificación facial, limitación de los derechos civiles, uso de la violencia legítima a través de nuevos métodos que conculcan las propias bases de dichos derechos.

“Expertos” son llamados a debatir dichos campos. Se manipulan los discursos, se usan bases de datos para influir en las elecciones, y se trastoca voces e imágenes para decir lo impensable en boca de líderes de opinión. Todos estas herramientas son ideología que ha sustituido a la religión. En ese nuevo uso está la decadencia de la religión. El Papa Francisco, ya lo está intentando, y quiere que la Iglesia tenga más peso en la sociedad. La Iglesia le gustaría estar dentro del discurso actual, como derogar el celibato, mujeres ordenadas sacerdotes, comprensión de otras opciones sexuales.

En un anterior post- La nueva Camelot- hablaba de esta tendencia que pretende convertir a la sostenibilidad en ideología militante, y que golpea un día sí y otro también los medios de comunicación. Oímos barbaridades todos los día sobre la climatología y la ecología, con discursos ideológicos. No se busca la verdad, sino la obtención de los objetivos. Hablar de “lucha contra el cambio climático” o “adaptarse a dicho cambio”. Cada término implica la asunción de creencias que se clona de manera automática. Son la batalla de los memes, la nueva herramienta de la ideología, que usa la AI, la venta programática que salta todos los niveles de uso partidista de la tecnología. No es casualidad que la AI este en manos de tecnólogos (ingenieros y programadores), y no sociólogos. Unos y otros trabajan en territorios diferentes. Los primeros solo manejan el código, los segundos los contenidos de dicho “contenedores” convertidos en códigos.

¿Es este campo el nuevo territorio a dominar? Eso parece, dado el monopolio que los tecnólogos ejercen sobre estas herramientas que construye el mundo en la actualidad.

Parece que el nuevo ministro de universidades será un sociólogo de peso, Manuel Castell. ¿Quieren equilibrar así este déficit? Parece el único profesional dentro de un territorio acotado por la ideología. Consumo, trabajo…….solo queremos que nos dejen un poco de espacio, paguen lo que nos deben, y no intervengan mucho. Somos una sociedad desarrollada ¡ Demuestrenlo ! Solo tienen que evitar meter la pata.

Manuela Carmena fue un referente. ¡Hagan lo que ella! Dejen que la sociedad pueda moverse con soltura, quiten obstáculos, eliminen a los amigos y no los metan en los presupuestos, y abran las ventanas y sean transparentes. Todo lo que un buen liberal debe hacer. Manuela Carmena lo hizo así. Y era considerada de izquierdas. Ya lo decía el Sr.Fraga. “los políticos de izquierdas saben hacer políticas liberales mejor que la derecha, sin desdeñar las suyas propias”.

Buena suerte. Nos hace falta.

Billy Kidgarden

La era de las extinciones

¿Que podemos hacer para sobrevivir a la alerta climática? Tecnología de lo natural y un nuevo contrato de vida con el planeta.

La llamada sexta extinción, aquella producida por el ser humano, es el eufemismo más grandilocuente de nuestra especie. Tal vez suene un poco prepotente. 

En realidad el ser humano puede desaparecer y eso no afectará a la supervivencia del planeta. El ser humano es uno de los muchos habitantes que ha tenido. Eso sí, en muy poco tiempo ha logrado la transcendencia de su especie. Ya no depende de la Tierra y sus ecosistemas y ha creado el suyo propio. Eso explica el poco aprecio que tenemos por nuestro planeta dado la capacidad de acumular basura y productos difíciles de digerir por los sistemas regeneradores de tipo natural.

Dos iniciativas van a ser presentadas en el evento para conmemorar la cumbre del clima en Madrid, en LOOM Tapices, el miércoles 4 Diciembre a las 18:30. Biodegradable, tecnología de lo natural y “Un huerto urbano en el espacio”, podrían ser paradigmas de un nuevo contrato de vida con la naturaleza, los seres vivos, mundo mineral, animales y plantas.

En el futuro, en las colonias terráqueas en otros planetas, el huerto urbano será el estandarte de nuestro origen y seremos identificados por ello.  El desarrollo de esta tendencia debería ser enseñado en las escuelas como símbolo de lo que somos. Porque hoy en día, las ciudades, se asemejan mucho a esos planetas yermos que vemos en las películas y que podemos colonizar en nuestro horizonte posible. Por eso colonizar las ciudades es llenarlo de verde y hacerlas comestibles.

Podemos soñar con una descarbonización del sector de los plásticos. Es ya un hecho que muchos supermercados han comenzado a incentivar el uso de bolsas de papel y plásticos biodegradables. Pero la gran batalla esta en cambiar el modelo de consumo.

Si cambiamos nuestro forma de consumir, la industria y los sectores subsidiarios de servicios, cambiara su modo de producir.

Economía en tiempo real.

La gran revolución es virar hacia un consumo responsable. Producir en tiempo real, es producir aquello que se consuma, evitando el despilfarro y la muerte cruenta de animales y plantas, deforestación de bosques y el desastre medioambiental que supone la extracción minera.

La producción intensiva, supone una acumulación de stock que genera en muchos casos hasta el 30% de productos manufacturados desperdiciados, con coste en logística, transporte y mantenimiento de vertederos, donde “pastan” al sol esperando su desaparición por acción del hombre o la naturaleza. Eso sin contar el gasto de agua, energía y mano de obra consumida en la fabricación de cualquier producto, alimentos y productos de consumo incluidos.

La tecnología y la ciencia ya nos ha dotada de una herramienta capaz de una producción en tiempo real. Las impresoras 3D pueden hacerlo paulatinamente.

Primero han sido los productos personalizados, como las prótesis ortopédicas, y otras prótesis usados en competiciones deportivas de para-olímpicos. Exoesqueletos para mover pesadas cargas. Algunas empresas han comenzado a fabricar componentes para la industria del automóvil realizados con materiales biodegradables.

Aun es pronto para cantar victoria, pero la industria de los plásticos deberá adaptarse a las nuevas directrices, de trabajar con materiales naturales y biodegradables. La implantación de impresoras 3D en las fábricas de componentes, adecuará la producción al consumo, reduciendo stock y residuos, evitando el gasto innecesario y ahorrando en un 15% al menos toda la cadena de producción.

Materiales naturales e impresoras 3D, propiciarán un cambio en el modelo de consumo. Ese es el objetivo. Por ese proyecto nuestros equipo de trabajo ha recibido un premio EMPRENDEDORES 2019 por IE Business School.

Solo hay que trabajar y luchar porque el bien se imponga. El resto es perseverancia.

Billy Kidgarden

Espacios ácidos y alcalinos

Concepto médico que refleja la incomunicación y frustración en el lugar de trabajo.

Si alguien de los años 50´ apareciera en nuestra época, se quedaría asombrada de la cantidad de gente que habla sola por la calle, a un micrófono o a un aparato que llevan en la mano emulando a los personajes de la serie Star Trek.

Después del pasado South Summit1, el cual estuvo animado y cosmopolita, volvemos al duro otoño, y el presente curso se presente confuso, con aviso de recesión, pocos incentivos para la alegría y menos para el futuro.

Sin embargo el número de aceleradoras, incubadoras, y fondos de capital riesgo crecen como las setas. ¿ Qué hay detrás de todo ello?

España, donde se habla mucho y se hace poco, se enfrenta a la evolución con un balance desigual. Los deberes no están hechos ¿Corremos para hacer crecer las ideas y la creatividad o es un simple lavado de cara? Las aceleradoras dan salida a la ingente cantidad de ideas que los emprendedores plantean. Y los fondos de capital riesgo, intentan crecer cada día un poco para adecuarse a la creciente cantidad de capital que se necesita. Y hay algo que me choca, la cantidad de centros de este tipo en Madrid, Barcelona, es superior a Londres o Berlín, pero los capitales que se mueven aquí son más reducidos que allá.

Me reconocían algunos emprendedores de startup, que falta músculo financiero en España. Hay mucha microempresa y capital semilla, pero el desarrollo de los proyectos es el problema. ¿Como llegar a la monetización?

Hemos avanzado en algunos temas, se trata de los espacios de coworking, que compiten con los viejos centros de negocios donde se alquilaban oficinas y se operaba de manera coworking, pero sin establecer ninguna comunicación entre ellos.

Las empresas siguen funcionando igual, sobre todo las tradicionales como distribución, seguros, seguridad, salud….solo aquella empresas nativas de la revolución digital intentar establecer espacios abiertos con interconexión entre sus miembros. Se habla mucho de comunicación horizontal, pero se práctica poco, o se solapan con comunicaciones piramidales que no ayuda a resolver los retos de cada día y crea conflictos.

La economía evoluciona y todo el mundo vende en Amazon. ¿Quien sobrevive a esto? Solo aquellas que saben dar valor añadido, resolver los problemas de sus clientes y cubrir una necesidad existente.

Los espacios de trabajo, son un elemento “descriptivo” de la nueva revolución digital. Trabajo en casa o en un centro de trabajo, crear espacios de reunión dentro de las empresas, romper las barreras o tener espacios cerrados.

Si aplicamos la física a este dilema, veremos que un espacio de trabajo es el reflejo de los deseos que tenemos.

¿Es posible hacer fluir la creatividad? ¿Encontrar talento, sin alterar el envoltorio, sin tener que hacer grandes revoluciones en las empresas? Depende más de los recursos humanos que de los técnicos. Y para ello hay que tener un espíritu preparado para cambios, reconocer que los logros alcanzados no significa que vas a permanecer en el mercado el próximo decenio.

Y esta es la realidad, vender es transformar una buena necesidad en dinero, y se debe hacer de manera global.

El sector de espacios de oficinas se ha reinventado varias veces desde la crisis del 2008 (En España se sintío en el segundo semestre del 2009 y tuvo su pico entre finales de 2010 y todo el 2011). Y aquí estamos en la tercera oleada.

Espacio colaborativo de innovación. “Así es como nos gusta llamarnos”, me comentaba un gestor de estos nuevos espacios, que lucha con la competencia que llega de fuera de España con capital. Y aunque los socimi2 se orientan a este tipo de espacios, entran en conflicto con el modelo segmentado de oficinas todas juntas pero separadas, donde se comparte solo el espacio sin ningún tipo de interacción.

¿Y que son estos nuevos espacios? Tratan que haya interacción entre los profesionales.

Porqué si algo se identifica esta 4RI, es que está basada en capital humano, o eso nos quieren vender. Aquí tenemos los elementos de demarcación de un espacio ácido o alcalino.

Espacio alcalino: comunicación horizontal y transversal. Espacios abiertos con elementos para intercambiar ideas, hacer reuniones formales e informales improvisadas, fomentar la creatividad y el surgimiento de la co-creación, horarios abiertos con trabajo a distancia. Capacidad de resolución de conflictos sin necesidad jerárquica.

Espacios ácidos: Comunicación piramidal, inteligencia de arriba abajo, espacio cerrados con departamentos bien definidos, resolución de conflictos jerarquizados, poco grado colaborativo entre los integrantes del grupo profesional, poca capacidad de resolución de problemas. Frustración y baja autoestima. Horarios cerrados y controladas por sistemas de control.

¿Cual quieres que sea el tuyo?

El futuro es un sitio apetecible. Siempre se puede cambiar.

Billy Kidgarden

1 Encuentro de innovación que busca hacer negocios. Organizado en LA NAVE 2-4 Octubre 2019

2 Sociedad anónimas cotizadas de inversión mobiliaria

La nueva Camelot

Capitalismo del espíritu y economía verde

El ecologismo es a lo político lo que la 4RI en lo económico. Pero tiene un problema, produce monstruos. No sabemos muy bien el ecosistema que va a crear, dado la falta de sensibilidad que hay sobre el tema. Países enteros andan aún en niveles de reciclaje muy bajos, y el consumo y la producción sin límite siguen estando vigente.

Dicen que ataca la libertad individual, según sus detractores, como ha ocurrido con el proyecto descafeinado que el actual equipo de gobierno madrileño ha hecho con Madrid Central. En USA se enarbola esa misma bandera para criticar las políticas contra la contaminación en California. Así actúa el actual equipo de gobierno norteamericano, que boicotea las políticas de California, llamándole “infierno socialista”.

La realidad es que la aristocracia económica y social del viejo mundo hace tiempo abandonó las industrias contaminantes y capitanea organizaciones como WWF (fondo mundial para la naturaleza). ¿Cambio de mentalidad o cambio de modelo productivo?

No lo sabemos, porque las estrategias de las grandes fortunas de este planeta es un enigma. Hay de todo, y como el mundo es variado, nos encontramos con todo tipo de posiciones. Pero una cosa es cierta, la economía verde se abre camino poco a poco, empujado por las certitudes del cambio climático y por el agotamiento del modelo productivo.

El coche eléctrico es una realidad contra más al norte de Europa te vas. Y desde Alemania a Escandinavia, hay una corriente mayoritaria por esta opción, que cambiará el modelo productivo y hará desaparecer actividades. Los talleres mecánicos tendrán menos trabajo, pero hará aparecer nuevas actividades como las electrolineras y los enchufes de carga rápida.

Si la economía ha sido la bolsa, las altas finanzas, el adword analytics y los beneficios de los royalties de patentes, propiedad intelectual y todo los derechos reales fruto del capitalismo del espíritu, en estos momentos otros modelos productivos se levantan para cambiar el “status quo”.

Hace un quinquenio, la lista de las 100 primeras compañías del mundo cambiaron de dueño. Bancos, petroleras y constructoras desaparecen, borrados del mapa por empresas tecnológicas, que sin ningún tipo de activo tangible, generaban miles de millones y gran beneficio bursátil. No habían tenido que realizar grandes inversiones en infraestructuras, habían copiado descaradamente a las antiguas empresas como Kodak sus patentes, y usaban las facilidades de la red para apropiarse de todo y usarlo para su propio beneficio. Algunos ilusos hablaban de “sector colaborativo”. En realidad usaban ese término para introducir sus propios códigos y apropiarse de todo lo que gratuitamente les entregaban. ¿Su producto? Nuestros datos que tan gentilmente les regalamos. Ganaban tanto, que no sabían dónde meterlo.

Pero como sabían moverse por el mundo, instalan sus cuarteles generales en países de baja tributación y facturan a sus filiales de países de alta tributación, aminorando su peso impositivo de forma legal.

El último encuentro en la ONU, protagonizado por Greta Thunbert, ha marcado una nueva etapa. La niña que vino del norte ha dibujado un nuevo horizonte donde la sostenibilidad, el consumo responsable, y un modelo de producción respetuoso con el medio ambiente es inevitable. USA, no se quiere enterar, y sigue con un modelo propio que le llevará a la decadencia. Su petróleo le hará no asumir la des-carbonización del transporte, y un modelo de vida costoso e insostenible que cada vez deja a más estadounidenses fuera del sistema de bienestar.

Las grandes fortunas y toda la aristocracia económica de los últimos 100 años se alinean con la sostenibilidad, y la mayoría de las grandes ONG están capitaneadas por la aristocracia mundial económica y social. Escandinavia y Europa capitanea el cambio, y la economía verde avanza. Alemania, retrocede, solo para coger carrerilla. Espera el litio de Bolivia, donde una compañía alemana CEI hace tiempo que extrae el cloruro de potasio del salar de UYUNI, en un acuerdo con la compañía local Yacimientos Litio de Bolivia. Chinos y otros países están en el norte de Chile y Argentina para extraer litio tras la estela de Alemania.

El sector de economía circular se impone por su ahorro energético. Los plásticos buscan materiales biodegradables, las impresoras 3D avanzan para producir en tiempo real y evitar el despilfarro de los stock sobrantes. Big data y Blockchain trabajan para mejorar el control de stock. Aun solo se usan en productos exclusivos, pero se extenderá al resto de la producción.

El sector de la producción de alimentos, la agricultura intensiva pierde fuerza, y el glifosato, el pesticida que produjo la Revolución verde1 va a ser prohibido en Europa a partir del 2020. Sus efectos han sido demoledores en la salud, el medio ambiente y la desaparición de millones de pájaros, insectos y abejas. De nuevo el Norte de Europa, encabezado por Austria y Alemania protagonizan el consumo de productos ecológicos, producidos de forma tradicional, sin abonos industriales y sin pesticidas.

España es el mayor productor de productos ecológicos de Europa, con el 10% de su territorio cultivable dedicado a esta producción que mejora la alimentación y la salud de los ciudadanos y devuelve el campo a sus semillas originales y tierras históricas.

El futuro está hecho con materiales salidos de la economía verde, las empresas energéticas que se orientan hacia las baterías eléctricas con las electrolineras, los cargadores rápidas de electricidad, y las nuevas aportaciones del consumo responsable. La llamada economía circular abre nuevos nicho de desarrollo, para cambiar la realidad. “Las promesas de un mundo sostenible” inunda los discursos, los movimientos y las cabeceras de noticiarios y periódicos ¿Será cierto? O es una nuevo traje para el capital que quiere controlar la realidad para construir el futuro. La clave está en ello. Controlar para dirigir esa energía nueva del crecimiento económico actual.

El futuro es un lugar apetecible, siempre se puede cambiar.

Billy Kidgarden

1 La revolución verde se produjo en los años 60 del siglo XX en la agricultura e hizo que pudiera sostener a una población que crecía rápidamente. No hay que confundir con la actual economía verde.