Julián González Iglesias

CEO Observatorio del Futuro

A comienzos del siglo XIX colonos de los EEUU, se instalaban fácilmente en Texas, aprovechando el gran territorio despoblado y el poco control que la reciente República mexicana ejercía sobre dicho territorio. 30 años después, esos mismos colonos protagonizaron un levantamiento, cuya declaración de independencia fue decidida por una minoría de anglosajones en la ciudad norteña de dicho estado. Eran intrusos que venían de fuera de sus fronteras.

Las llamadas soft abilities en ingles, derivan de las llamada habilidades del futuro, que hace algo mas de una década, el Instituto del Futuro1, lanzo, cambiando los conceptos de inteligencia. Cross Cultural, new media literacy, design mindset, así hasta 10 habilidades que fueron lanzadas en los high school de los EEUU. Fueron definidas como claves en el horizonte 2020, como producto de los grandes cambios que venían, y que afectarían a la forma de trabajar, la globalización que harían muy porosas las fronteras nacionales, la necesidad de desarrollar el conocimiento de las emociones y comprender su mecánica en la toma de decisiones.

Paralelamente, la transversalidad irrumpía en las necesidades pedagógicas de un mundo que rompía las costuras del academicismo. El concepto de inteligencia evolucionaba, el conocimiento se expandía mas haya de cada disciplina y la creatividad requería desplazarse a otras disciplinas para encontrar nuevas visiones de los problemas planteados. Pero esta transversalidad era formulada por todos los innovadores pedagógicos desde los socialistas utópicos del siglo XVIII y XIX, W. Morris, y personajes tan importantes como Montissori y las escuelas Walden.

Las artes eran reivindicadas como fuente de la creatividad buscada en las materias tecnológicas y el método científico tradicional basado en el análisis empírico-racionalista era desbancado por el análisis hipotético-deductivo.

A pesar de todo ello, la escuela sigue separando las materias en ciencias y letras, y en España, las artes han andado en el limbo, y nunca ha sido bien desarrollado por el academicismo. Aun hoy, materias como la cultura maker2 no esta nada extendida. Los dicentes, eran separados, por métodos que no invitaba al merito y a la excelencia, mas bien por la mediocridad y a igualar todo, en un proceso que ha dejado a muchos alumnos fuera del sistema educativo. No ha existido hasta hace poco, ningún método alternativo al empírico-racionalista. Quien no es capaz de representar el código de signo legitimado es rechazado y condenado al ostracismo, cuando se ha demostrado que el aprendizaje mediante signos lingüístico, es solo un sistema semiótico que no permite otras interpretaciones de la realidad.

Se han descubierto varias inteligencias, como niños que tienen problemas para seguir el código lingüístico de signos, pero son capaces de reproducir figuras a mano alzado de forma innata. Tienen pequeños trastornos como dislexia, que con una buena prevención es posible corregir.

Las habilidades del futuro y la transversalidad han entrado por el patio trasero de la educación, y aunque en las escuelas de negocios son enseñadas como elementos primordiales, la enseñanza tradicional sigue sin usarlas después de décadas. Los alumnos de secundaria no trabajan la oratoria, las presentaciones orales, el trabajo en equipo. Y cuando salen al mundo, sus conocimientos aprendidos, solo les faculta para aprender por su cuenta todo lo que el sistema ha obviado.

Hay programas que no han cambiado en 30 años, ya no solo el temario, sino la forma de aprenderlo. Hace ya años que aprender un temario es algo obsoleto, ya que están en Internet y se puede aprender desde tu casa, en tutorías con mentores. Lo que no se ofrece en el sistema educativo español son las materias llamadas de comunicación, de liderazgo, de resolución de conflictos, es decir el desarrollo de una inteligencia que sepa transmitir información a otros, mediante la oratoria. Tampoco nada sobre emprendimiento o como abrir una empresa. En Canadá, en la enseñanza secundaría se enseña estas materias.

Y ahora llegan las “soft ability”, aquellas que ya no pueden ser llamadas del futuro, porque fueron diseñadas para el horizonte 2020. La cultura anglosajona, tan pragmático y sobre todo minimalista, siguiendo las reglas elementales de la creatividad, toma el concepto soft, del binomio hard/soft de la informática y la computación. El software se refiero a la programación, la parte inteligente de la AI, los cloud, y la ciencia de los datos. Una inteligencia basada en la colaboración, el dialogo entre las máquinas trabajando como nodos de un rack.

Entonces, las soft ability toma de la AI el concepto y las hace humanas. ¿ Que hay mas allá? Buena pregunta que tendremos que contestar.

El observatorio del Futuro tiene un departamento que trabaja desde hacer 10 años estas habilidades y que puedes ver en este enlace:

https://observatoriodelfuturo.com/cursos-habilidades-del-futuro/

1Instituto del Futuro. Organización que trabaja en temas de la NASA y el gobierno federal de los EEUU. Tiene su sede en Palo Alto (California, EEUU).

2Cultura maker. “No me digas como se hace, ven conmigo y vamos a hacerlo juntos”.

3“Lo que puedas hacer con 2 no lo hagas con 3”. Escuela de la Gestalt.

Publicado por Billy Kidgarden

I embarked to know the world. Disembarked to know the man. I want to return to embark me.....It´s impossible to know it

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: