Paisaje después de la batalla. ¿Qué hacer?

Muchas instituciones estudian el efecto de esta pandemia, como nos va a afectar y si perdurará. La única cosa cierta es la imposibilidad de saber su efecto. Solo podemos esperar a que pase, hacer recuento de daños y ayudar a los ciudadanos, trabajadores y autónomos que quedaron solos y abandonados en la anterior crisis. Es una buena oportunidad para que gobiernos, bancos, grandes empresas de servicios, e instituciones devuelvan el precio pagado por miles de ciudadanos, cuyos negocios desaparecieron en la anterior crisis por la avaricia de unos pocos y la connivencia de la clase política. De otra manera volveremos a la catástrofe. Y no creo que pueda soportarlo esta sociedad.

Frente a la crisis hay dos estrategias para afrontar el momento. La primera, prima la salud de manera draconiana, y es la economía la que se abandona a su suerte. Se declara el estado de alarma y se confina a la gente en sus casas con orden de no salir para evitar la extensión del virus. Ello conlleva pérdidas millonarias y una cascada de impagos de seguros sociales, impuestos, sueldos, pérdida de puestos de trabajo…

En la segunda opción, piensan en mantener la economía en funcionamiento y poder parar el virus en su forma más virulenta, y no provocar la curva de subida instantánea que colapsa cualquier sistema de salud, sea público, estatal o privado. En UK piensan que dicha curva de fuerte impacto puede ser atenuado. El precio es la muerte de más personas de grupos de riesgo, pero salvar el impacto económico.

Y aquí nos encontramos con la decisión que decidirá el futuro de las comunidades. Elegir entre lo malo y lo peor, sacrificar peones para salvar a la reina, y poder recuperarse antes y mejor. Los ciudadanos de UK y Alemania tienen la oportunidad de salvar la economía y sufrir un impacto más plano en el tiempo. La experiencia nos dice que los primeros sufren su impacto fuerte en una curva muy alta y después de 2 meses baja. Los segundos reciben un impacto menos fuerte, con más muertes en los grupos de riesgo, y curva más plana. Su duración será de 4 a 6 meses.

Al final el problema es administrar nuestras perdidas humanas y económicas. Encontrar un equilibrio entre estas variables sería lo ideal, porque salvar las dos cosas es imposible.

A nuestro favor tenemos que es una crísis que viene de fuera del sistema económico, y que cuando bajen los índices de mortalidad y contagio, volverá a crecer la economía con más fuerza. Tecnologías llamadas a cambiar el sistema de producción, pero de lenta implantación, han surgido como salvadores, como las impresoras 3D, que fabrican en tiempo real y bajo demanda en cualquier instalación (respiradores, mascarillas, guantes, material de protección). Y como siempre la capacidad predictiva, esa variable nueva, que deja a la realidad caduca rápidamente. La realidad es el pasado, y existen modelos apriorístico que podían haber sido usados al comienzo de la crisis. Si hubiéramos tenido en marcha el famoso sandbox1, se podría haber usado para predecir esta crisis. Pero siempre es igual, se analiza mejor el pasado que el futuro.

Nuestra cultura occidental se basa en la conciencia individual, un largo viaje desde aquellos hombres de las cavernas que pintaban como ángeles y sabían ver en la naturaleza la sabiduría que hoy tenemos que aprender en universidades.

Paradojas del destino que nos enfrenta a un reto continuo. La sociedad se basa en la colaboración, pero avanza por individuos que son capaces de ver y hacer cosas que la mayoría no es capaz de vislumbrar. Ser disruptivo e innovador es hacer cosas que nadie piensa. Así describo en un ensayo que escribí hace unos años llamado «Fenomenología del éxito, La conquista de la conciencia individual”. 

En tanto y en cuanto somos capaces de pensar diferente de los demás, seremos capaces de resolver mejor los problemas y anhelos de la mayoría, aun a pesar de tener en contra a los demás. Por ello la conciencia individual es el elemento fundamental de nuestra evolución.

A veces tiene efectos perniciosos. Individuos se erigen en portavoces de la mayoría, saben interpretar y manejar a las masas. Son aclamados como salvadores y guías, y están en los libros de historia como las épocas más oscuras de la humanidad, aquello donde se censura, y comprime el conocimiento a un reglamento de conducta que solo aspira a subyugar y atar la mente de los hombres para que nadie piense diferente y exista un monopolio del conocimiento. En ese momento el conocimiento es poder y es identificado con la religión, la república, el imperio, el ciudadano, la política y las masas.

Y este recorrido siempre ha sido una batalla entre el individuo y la forma de poder de cada etapa. Moisés rompe con el orden del imperio egipcio, renuncia a su estatus y es expulsado al desierto para morir. Pero una voz interna le ayuda a creer que otro dios es posible, uno e inmaterial que no se puede representar. Es la primera revolución de la conciencia individual. Y así evolucionamos desde un mundo multiétnico y multilingüístico a otro más uniforme. La evolución no ha sido consecutiva ni ha crecido uniformemente.

Siempre hay un precio en cada nueva escalón. Se paga de una manera u otra, y los hombres debe administrar el costo, para beneficiarse luego de las ventajas.

Es tiempo de cambio, de usar otra política y otra manera de afrontar el problema. Y de olvidar formas que desarbolan la cohesión social. Esta vez no pueden dejar a su suerte a los ciudadanos. Hay que cubrir sus necesidades, eximir de pagar seguros sociales si no hay actividad, ayudar a las empresas con fondos, y a los trabajadores que queden confinados en sus casas, mediante subsidios y ayudas. Esta es una guerra instantánea, brutal, pero esperemos que de corta duración. Y en cuanto bajen los índices de contagio y mortalidad, la actividad volverá con más fuerza.

Volveremos a pisar las calles nuevamente.

Julian Gonzalez

1 Herramientas de predicción basados en big data y AI, usados para el sector financiero.

Publicado por Billy Kidgarden

I embarked to know the world. Disembarked to know the man. I want to return to embark me.....It´s impossible to know it

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: