El valor de las cosas

Dos inversores, uno famoso y rico y otro pequeño y desconocido, coinciden. La bolsa ha perdido atractivo.

Porqué a pesar de tener recursos y capacidad económica, tecnologías punteras y recursos humanos sin parangón, seguimos teniendo crisis que rápidamente depaupera nuestras condiciones de vida. El crecimiento sin limite no es el paradigma actual de bienestar, los indices tradicionales como PIB y renta per capita no representan el símil a conseguir.

¿Que es lo que ocurre en la base de la economía?

Estamos asaltados continuamente por declaraciones que han introducido el miedo en la mente de los ciudadanos. George Soros, el magnate de las finanzas advierte de la debilidad de las nuevas empresas que encabezan el ranking de la bolsa. Las tecnológicas representan esa aristocracia de las finanzas. La bolsa se resiente como único medio de buscar financiación y ha cerrado una década desastrosa. Me lo comentaba un pequeño inversor, que se dedica actualmente a transportar a gente en una furgoneta para una compañía de seguros de coche. Me contaba como en la década anterior había especulado en la bolsa, consiguiendo pingues beneficios con los cuales se había comprado su casa y realizado viajes y comprado otros bienes. Me confeso que hoy no lo podría hacer. El margen es inexistente. Hoy ha invertido su dinero en bienes raíces, y se dedica al cultivo del cereal, cultivo deficitario en España, con un mercado siempre ávido de este producto. Toda su producción es comprada por una empresa que le adelanta el dinero de la inversión cada año.

¿Que ha pasado para que este panorama halla cambiado de forma tan brusca y radical?

Había que retrotraerse a la guerra del Vietnam del siglo pasado para comprender el cambio de paradigma. Ahí se gestó el problema. La administración Nixon necesitaba financiar la guerra, y el patrón oro se lo impedía. Nació el patrón dólar. Pero esta argucia era vieja en la historia económica. El Imperio Romano ya lo sufrió. El patrón oro marcaba el precio de las cosas, y dependía de la cantidad de oro que el Imperio tenia en reservas. Las dos grandes minas del Imperio estaban en España (las Médulas, León) y La Galicia (noroeste de la Península Ibérica). A pesar de esta sabia decisión, las necesidades financieras, los sobreprecios de los trabajos públicos y privados, los gastos suntuarios, el despilfarro y finalmente la corrupción introdujeron al Imperio en una serié de crisis endémicas. Algo parecido a lo ocurrido actualmente, y que se repite en la historia de manera inequívoca. El Imperio español también lo sufrió. ¿Somos estúpidos los seres humanos? ¿Porque a pesar de interventores, tribunales de cuentas, bancos centrales con innumerables expertos formados en la mas altas escuelas de negocios del mundo nos fallan?

Esta pregunta se la comenzaron a hacer hace 25 años después de sufrir las terribles crisis del petroleo de los años 70´, 80´, el cambio de economía intensiva e industrial a la de servicios que sufrió EE.UU y Europa, desplazando la producción primero a Asia y el sudeste asiático, luego a África (Etiopía una fabrica de China).

Y es cuando algo ocurre que cambia el panorama y abre una luz. Satoshi Nakamoto se le considera el primer creador del protocolo P2P, ese sistema que nos hacer compartir información manteniendo el origen de cada transacción, mediante una nueva herramienta, blockchain y con ello hace posible una criptomenda. Fue perseguido en origen (2008), pero hoy en día todos los grandes bancos trabajan con estas monedas, y comienza a ganar confianza. En las crisis periódicas es lo único nuevo que sube (al margen del oro y otros metales de referencia).

Y porqué este japones es el creador de esta nueva herramienta que puede revolucionar el sistema financiero y dar la estabilidad perdida. No es casualidad que Japón sea su país de origen, y el primero que sufrió los efectos de una economía recalentada por los excesos de los artificios contables de los gobiernos centrales y sus bancos. Crecimiento negativo, baja inflación, intereses negativos, baja natalidad….. son efectos que hoy son comunes en la mayoría de los países desarrollados, pero que en Japón se sintieron primero.

¿Serán las criptomonedas las monedas del futuro? Especular es fácil, solo queda acertar.

Pero hay otro aspecto de la realidad que nos debe hacer pensar mas allá de los acontecimientos. La des-afección de los ciudadanos hacía su élites políticas y económicas. Francia y sus chalecos amarillos, Israel y sus manifestantes anti-netanyahu, polarización de la sociedad USA.

Tres ejemplos de países considerados fiables política y económicamente. ¿Que ocurre? Podríamos emplear un viejo axioma español, “En todos lados cuecen habas”. Si por supuesto, pero los viejos vicios del imperio romano se reproducen en nuestra época, a pesar del creciente discurso apelando al mantenimiento del orden, que parece ser el único argumento de los otrora países modélicos ¿Que ha pasado para llegar a este punto? ¿ Tiene solución?

Manuela Carmena será estudiada en los libros de historia económica. Al empezar su mandato, Madrid tenía una deuda de 7000 millones. Cancelo los contratos a las agencias de calificación financiera, despidió al Presidente del consorcio de Madrid Congresos del Parque de las Naciones, el ex-alcalde Alvarez del Manzano, corrigió el desastroso efecto de las decisiones de su predecesora, la alcaldesa Sra. Botella, que había subido los impuestos a las compañías aéreas que operaban en el aeropuerto de Barajas, alejando a estas del aeródromo madrileño. No pudo impedir el saqueo de su predecesora al vender de manera irregular las viviendas públicas que se habían construido con los impuestos de todos los madrileños. La Sra. Botella pasara a la historia como una de las peores ediles de la capital de España y sobre todo como aquella que mas daño hizo.

Pero sobre todo la Sra. Carmena creo otra manera de gobernar. Admitió errores, corrigió decisiones, destituyo a los colaboradores incompetentes y poco fiables. Y lo hizo sin aspavientos, con humildad. Creo herramientas de participación de los ciudadanos, como abrir una oficina donde se recibían las propuestas de los ciudadanos para el diseño de la Plaza de España, y abrir consultas con la sociedad civil para gestionar diversos aspectos de la vida diaria de Madrid.

Y donde se le consideraba mas dogmática sobresalió. Puso en marcha y llego a acuerdos para sacar el plan Chamartin, atascado desde hacia décadas, acordó con inversores chinos la reconversión del edificio España, y el plan Campamento. Hizo lo que un liberal hubiera hecho mejor. ¿Su secreto? No hacer nada que hiciera daño a sus gobernados. Madrid es una ciudad rica, solo tuvo que volver a colocar cada cosa en su sitio y esperar. Al final de su legislatura, la deuda de Madrid había disminuido a la mitad.

Su legado es un ejemplo que todo buen gobernante debería aprender. Fue sorprendente, destaco en aquello que se le criticaba, y supo aprender de los errores. Madrid creció durante su mandato como nunca, en sostenibilidad. Demostró que el desarrollo humano no consistía en crecer sin limite, sino crecer mejor. Se supo rodear de un equipo de gestión profesional que sabía leer la realidad, dirigido por su vice-alcalde en la sombra Sr. Luis Cueto.

Hay que dejar de ser dogmático y acomodaticio. Ver donde nadie mira, hacer aquello que siendo posible no era probable. Ese es el significado de los tiempos que nos toca vivir. Solo los que operen así sabrán donde están y podrán reconducir las situaciones. Porque el futuro es tan incierto que es difícil acertar.

Billy Kidgarden

Cuentas y cuentos

La fábrica mas productiva de este país es el registro mercantil.

Lukman y Berger escribieron hace tiempo un bello ensayo, “la construcción social de la realidad”. 

La crisis ha desmoronado nuestro mundo como un castillo de arena en una playa perdida del universo. ¿Volveremos a construir el nuestro? Extraña paradoja. Un ser que habita en este planeta, mas viejo que nosotros nos ha vencido con solo poner en funcionamiento los ecosistemas heredados de la madre naturaleza. Vivíamos pensando que vivíamos solos. Animales, plantas y mundo mineral era ajeno a nosotros. Y esta crisis ha devuelto un poco el equilibrio al universo.  Acaso pensábamos que no estábamos sujetos a ninguna ley superior a nosotros. ¿Porque la ley de gravitación universal no es aplicable a las mentes de los hombres? No se si es arrogancia o estupidez.

Ya se oyen los tambores de los “gorras calada”, que creen que esto es pura casualidad, construyen teorías conspirativas, muy de aquellos que creen en fuerzas oscuras. Pero no, entre una teoría conspiradora y la simple estupidez, me decanto por esto último. Parece que algún reloj biológico se ha puesto en marcha, y amenaza con sobrepasarnos. La supervivencia esta en juego. No siempre vamos a ser algo que no responde. Aunque todos quieren que vuelva la normalidad, algo que solo entendemos los humanos, pero para el resto de seres somos una auténtica aberración, que arrasa, destruye, tira a la basura, sin limite, ni razón.

Nosotros somos un virus peor que cualquier ser unicelular que inunda el mundo.

Por eso quieren que alguien pague las cuentas, contándonos un cuento. El cuento, son las teorías conspirativas, que señalan culpables, chivos expiatorios de un mundo tan monoteísta que ha eliminado todos los dioses menores que poblaron nuestra infancia. Quieren el discurso único. Cuando el talento y la colaboración creció en medio de la crisis, se revolvieron en sus sillas, agitaron la bandera, sacaron los tambores y alardearon de lo que no tienen. Ya todo vuelve a la normalidad, la de no reconocer la mesura, el ningunear lo conseguido, el esfuerzo realizado y la templanza de la asunción de errores. Acertar en todo es de dioses, reconocer los errores y aciertos de humanos. Las cuentas es de la mayoría, y los cuentos, el relato urdido para esconder la mediocridad, la falta de compromiso y “la dictadura de los imbéciles”. Así llamaba una chica italiana a su país. ¡Ah! Creíais que hablaba de España. Ese es el cuento. ¿Quien escribirá las cuentas?

Me gustaría creer que mis amigos de las Faber Lab tienen una oportunidad, y que la economía en tiempo real se afianzará. Pero cumplido el cometido, las impresoras 3D que tanto ayudan para fabricar donde no hay producción, volverán a sus laboratorios después de haberlas usado. Pero los intereses, los viejos cambistas, los repartidores de pre-ventas deben volver. Es el sistema, ya están cambiando aceras, paseos, asfaltos, mamparas, marquesinas, mobiliario urbano, donde hacía falta y donde no hacía falta. Hay que cuidar a los amigos. Cuando veas algo cambiar donde no hace falta, era algún amigo a quien devolver un favor. Mientras son mezquinos con aquellos que nos han sacado de este lío. Los ingenieros y diseñadores de las impresoras 3D, y el sector sanitario mal pagado y con contrato en contrato de temporada. ¿Los tendrán en cuenta en esa famosa comisión de reconstrucción?

Y alguien se esta haciendo de oro. Pero no trabajando, sino especulando, y vendiendo donde nadie ve y donde nadie sabe. Las mascarillas y el material de protección ha sido el “mercado persa”. Siempre pasa lo mismo. Alguien se pone a vender a precio justo, y llega alguna institución y se erige en adalid de la solidaridad. Las regalan, dicen, pero ¡ No son gratis ! ¿Otro amigo a quien hacer un favor? Ya las pagaremos, seguro. Porque no dejar que las farmacias compren a quien mejor les vendan, y recibir luego un bono de devolución del dinero por parte de la administración. ¿No sería mas justo?

Las diferentes administraciones son las mayores fábricas de trabajo precario. Profesores, enfermeras, trabajadores administrativos, son contratados y des-contratados con total impunidad, durante años, sino décadas. ¿Quieren acabar con el trabajo precario?. Elimina los contratos fijos y por oposición. Haz un contrato único, y así no se creara esa horrible clasificación entre fijos y discontinuos. ¡ Cuantas injusticias se han cometido en aras de la justicia social ! Si quieres solucionar el trabajo precario y los sueldos bajos, elimina los privilegios. Crea igualdad de oportunidades. El problema no son los empresarios, el problema es el Estado, que es el mayor generador de trabajo mal pagado y con contrato limitado, por obra, de sustitución, por cuenta propia, por encargo y hasta delegado. He conocido a gente que se ha pasado 5 años trabajando para la administración que solo había trabajado menos de 2 años durante ese periodo. Y otros en Euskadi que no consigue una plaza fija porque no tiene el certificado de hablar euskera. Contrato único y abolición de contratos fijos. Esa es la receta para acabar con el trabajo precario.

Y la innovación, la IA, y el big data. El tema que mas sale en las noticias, por internet, en las noticias, en los eventos y en todo los sitios. ¿Alguien sabe donde esta? La eficacia y la transparencia es el horizonte a conseguir. ¿Sabias que España es una tierra donde crecen las empresas que usan Blockchain? Pues veras como lo dejan escapar, como ha ocurrido con otras cosas.

El Estado es el verdadero problema. Ha inundado todas las esferas de la vida. No hay resquicios para el individuo. Es una copia de las sociedades mas avanzadas de la U.E. Desde los años 80´ hemos vendido todos nuestros activos, aquellos que nuestros padres y abuelos ayudaron a levantar. Primero fue los altos hornos y astilleros, nuestras fábricas nacionales de camiones y coches, nuestra industria química y farmacéutica. Solamente la avanzada industria de renovables, los ferrocarriles y la logística sigue en manos de este país. Hasta una buena parte de la industria alimenticia esta en manos de firmas de otros países. Seguimos siendo una buena fuente de recursos primarios de países como Francia, Alemania, Japón, sean producción base o fuerza de trabajo. La Tierra, y sus gentes han sido explotados mediante la gran industria turística. Seguimos siendo un país donde se explota a los trabajadores como materia prima, sin valor añadido. Y dicho valor añadido es conseguido en otros mercados, lease coches fabricados, cosecha de uva para vino (España es el primer productor del vino del mundo y el tercero por ingresos), o industria turística (Tour operadores, lineas aéreas, aeropuertos).

La mayor mezquindad cometida en este país, era cobrar un impuesto por usar renovables e impedir el uso privado a los ciudadanos nacionales, mientras esas mismas empresas vendían en otro países dichas energías renovables para uso industrial y auto-consumo. Seguimos siendo vacas a las cuales exprimir.

Alrededor de este ecosistema, crecen los intermediarios, los cambistas, y los escribas. Verdadero estructura de poder de la economía española. Todo pasa por ellos y les deja pingües beneficios. Si quieres abrir una actividad económica, social o profesional hay que pasar por caja, aun antes de haber conseguido cualquier beneficio. Y si consigues algo, debes dejar una parte para ellos. La fábrica mas productiva de este país es el registro mercantil, auténtica fábrica de la nada, donde por abrir una empresa, grande o pequeña debes pagar 300 euros, simplemente por hacer la inscripción en el registro, después de haber hecho un sinfín de documentos, donde has tenido que pagar el correspondiente impuesto. Quien abre una empresa en España es un valiente, que tiene que permitir que le exploten todos, antes, en y después. Vete una mañana al registro mercantil y ponte en la caja y veras como es nuestro país. Eso es ganar dinero y lo demás una tontería. Y es solo un ejemplo.

¿Habrá esperanza para los innovadores, para los que trabajan, para los que dan oportunidades? Parece que si, el nuevo fondo de la U.E. para el desarrollo sostenible en la triple innovación, ecológica, digital y medioambiental apuntan a ello, pero la deriva del gasto inútil al mantenimiento de sistema de educación caducos, libros de texto físicos, gastos suntuarios, y protocolario a amigos y proveedores. Urge redirigir la energía a otros objetivos diferentes a los de ahora, y por favor hagan mas fácil el trabajo de aquellos que queremos innovar, abrir empresas. No nos hagan trabajar para ellos, sino para todos.

Situémonos en el futuro, es el único territorio que podemos cambiar.

Julian Gonzalez

LA RESISTIBLE ASCENSIÓN DE LA CULTURA AMERICANA

La cultura es ese valor añadido que pone en valor nuestros éxitos comunes . Ahora que muchos en redes sociales lloran el poco interés que merece la cultura en España.

Se habla del ocaso de la cultura americana, de la perdida del valor de la divisa americana como inversión refugio, y hago una reflexión que quiero compartir, ¿Cuanto hemos contribuido en ello nosotros, los españoles?

Algunos ejemplos para ilustrar. Cada día en prime time, en los telediarios de la cadena pública que debe velar por señalar el valor añadido de nuestra civilización y cultura, nos atiborran con noticias insulsas sobre la hija de Michael Jackson, cantante y modelo, la última película de Spielberg o Sofia Coppola, o la última gira de los Stones.

Recuerdo aquellos años 70´ donde sobresalían cantantes italianos, franceses o belgas, y eran modelo que competían con los nuestros. Solo Juan Pablo Silvestre y el entrañable Paco Clavel en Radio 3 han mantenido de forma continuada esta apuesta por una cultura, la europea, rica y erudita. Películas y directores extraordinarios con películas antológicas, llenas de vida y creatividad. 28 naciones, 16 idiomas diferentes.

Frente a esta variedad de guiones, historias y planteamientos, la cultura americana nos ofrece una lectura unidimensional, un idioma, unas manifestaciones que siendo excelentes se repiten de forma machacona una detrás de otra. Se copian las mismas tramas una serie detrás de otra, y en la música igual, chupando de los grandes nombres de la música negra que crearon la leyenda. Sagas de familias en la frontera de la delincuencia, o tramas artificiales con situaciones imposibles, forzosas. Al final hemos copiando de ellos, y siempre salimos perdiendo. Esto se llama colonización cultural. Una pléyade de periodistas musicales, muchos anclados en radio 3, la SER, nos hablan de la excelencia de los músicos americanos y su influencia en nuestros cantantes. Esta historia es vieja, nadie en su juicio en España se atrevería a decir como el Siglo de Oro influye en Shakespeare, como oí decir a mi amiga Brandy, profesora de literatura inglesa clásica en BYU (Provo, Utah, EEUU), o de la gran tradición científica de la pintura española de los siglos XVI, y XVII, trabajo de un profesor de español de la universidad de Wyoming (Congreso de Ometeca, Ateneo de Madrid, Junio 2012).

En la últimas décadas, la hegemonía de la cultura americana ha llegado a su éxtasis, por incomparecencia de aquellos que deben defender la nuestra. Era evidente, pero al ver el magnifico documental sobre Juan Marsé este domingo en el canal 2 de TVE y descubrir como la mayoría de sus libros habían sido llevados al cine, “Ultimas tarde con Teresa”, “Si te dicen que caí”, “La chica de las bragas de oro”, me dije, ¿Quien conoce a Juan Marsé entre las generaciones actuales ?

No tengo nada en contra de encumbrar a aquellos artistas que han sido historia en la cultura popular de los últimos 40 años, sea música, cine, ilustración, cómic, literatura. Pero me abochorna la falta total de cordura en dar premios en España a grupos de música española que cantan en ingles, y dicen aquello de “en ingles suena mejor”. Pueden cantar en el idioma que deseen, pero si yo fuera periodista y tuviera una idea clara sobre la importancia de nuestra cultura como valor añadido, no daría un premio de esta índole.

Yo les rogaría que oyeran los versos de Lope de Vega, sus sonetos tan magníficos, los dedicados al amor, o el arte nuevo de hacer comedias, o a esa escuela tan magnifica del Río de la Plata cuyo mas excelso representante es nuestro Jorge Drexler, Oscar de Hollywood a la mejor canción 2005 por su “Al otro lado del río”, parte de la banda sonora de la otrora excelente película “Diarios de motocicleta”.

Ahora que muchos en redes sociales lloran el poco interés que merece la cultura en España. Y yo les digo, “llora hoy lo que no supiste defender”, porque entre la segunda mitad de los 70´ y principios de los 80´ floreció en España una emergente industria cultural, de forma espontánea, y llena de música, revistas, ilustradores, películas, musicales, teatro. Recomiendo ir a ver la exposición permanente en el MNRS (Museo Nacional Reina Sofía, “De la revuelta a la posmodernidad”, o la poco vista exposición sobre “Ajoblanco” que estuvo meses en el C.C. Conde Duque, hace algunos años (Pronto en Barcelona, estaba programada en la fundación Suñol para el 30 de marzo 2020).

Me enorgullezco de pertenecer a esa generación que vio surgir aquello, y ser personaje de primera fila, y como fue engullido por el Estado, que no le dejo prosperar por si mismo. Al igual que ahora, nuestro sistema para poner en valor nuestros éxitos comunes esta silenciado, igual que ahora, somo un país desarrollado con mentalidad y leyes de país subdesarrollado, que “añora” una cultura pagada por el Estado, que hizo surgir ese particular personaje del artista funcionario. La cultura es ese valor añadido que pone en valor nuestros éxitos comunes. Esta troceado en diversas agencias, que trabajan disociadas unas de otras, sin conexión con el tejido industrial, sin proyección hacia el exterior y perdido en una infraestructura monumental que despilfarra el dinero que llega de Europa en agencias, consejerías, diputaciones. Solamente 10% de los recursos recibidos de Europa llegan finalmente al tejido industrial de la industria cultural, y ¡ Entérense ! los recursos culturales actuales de cada país de la U.E. se juega cada año en Bruselas.

Hemos pasado de la burocracia gubernamental de los años 80´ a la burocracia de la U.E. Y siempre en el camino se queda la parte de león en las manos de esas agencias, fundaciones, consejerías, diputaciones, sindicatos, organizaciones profesionales. Ahora lo llaman Lobis. ¡ A buenas horas mangas verdes! Átense los machos, vienen tiempos de grande cambios. ¿Quien acertará?

El futuro es un lugar apetecible. Siempre se puede cambiar.

Julian Gonzalez

Ciudades verdes del futuro

Diseño de jardines y jardines comestibles colonizan nuestras ciudades.

las ciudades están evolucionando. Después de la crisis del corona-virus y aun antes, las inmobiliarias y gestoras de activos inmobiliarias han comenzado a trabajar con huertos urbanos y diseño de jardines.

Tanto en uno como en otro caso, los edificios dotaciones son los más idóneos, residencias, colegios, oficinas han sido los primeros donde se han instalado. Es una tendencia que se extiende. Primero han sido los huertos urbanos que han proliferado en todos los distritos de Madrid, incentivado por las administraciones municipales que ven en esta iniciativa una manera de integración vecinal. Por otro lado alimenta una creciente conciencia ecologista, búsqueda de mejores condiciones sanitarias, mediante hábitos saludables y una nueva colonización de las ciudades que busca hacerlas más habitables, mas verdes, mas comestibles, y menor gasto energético. En definitiva un nuevo modelo de consumo.

La crisis ocurrida, ha acelerado todo este movimiento. Los trabajadores que trabajan desde casa y viven en la periferia se resisten a volver al centro, a sus oficinas. Evitar tener que conducir, gastar recursos y perder contacto con sus entornos y familia. Todo el que ha trabajado desde casa y mantenido su trabajo al día, quiere seguir así. La crisis ha sido un gran ensayo para trabajar desde casa, dentro de los sectores mas innovadores, basado en trabajo estructurado, que funciona por tareas y proyectos, con agendas de comienzo y objetivos a conseguir.

El balance rural- urbano se puede re-equilibrar, ya que no es necesario vivir en el centro, si tu trabajo pertenece a sectores con objetivos y procesos que puedes administrar desde un entorno remoto. Son sectores con buenos sistemas de trabajo, que puedes administrar desde casa. Así ha ocurrido con empresas de marketing on line, sectores de suministro de firmas digitales, diseño web, digitalización de documentación para realización rutas guiadas, diseño de audio-libros y audio-guías, edición de vídeo, audiovisuales, anuncios para redes.

Pero esta revolución esta también afectando positivamente a sectores tradicionales que se han reinventado. Se trata de los huertos ecológicos, que se encuentran en las vegas del Jarama, alrededor de grandes ciudades y con capacidad de suministro rápido y cómodo a consumidores finales, directamente, sin usar ninguna cadena de suministro que encarece el producto final. El abandono de zonas rurales ha dejado muchas tierras en “barbecho”, sin cultivar, y esperando nuevos colonos para su explotación. Afecta no solo a cultivos, sino también a zonas de explotación forestal, apicultura, producción de frutos secos, con gran valor añadido, desde los piñones a los pistachos, caracoles.

En muchos casos se ofrecen terrenos en cesión, que requiere un buen trabajo y claras intenciones. Pero también están los huertos urbanos cedidos por municipios que deben adaptar sus reglamento a esta nueva realidad. La primera idea era cederlos a jubilados y colectivos vecinales, pero pueden ser opciones claras para comunidades de vecinos en áreas residenciales.

Por este motivo, vamos a organizar una serie de talleres de iniciación y conocimiento de este medio, para luego realizar durante el año talleres monográficos. Para ello enviaremos una encuesta con el balance del resultado de los mismos.

Este verano, en el mes de Julio, organizamos un taller de iniciación, con un formato mixto, clases durante la semana por videoconferencia y visita los fines de semana al huerto del proyecto AGROLAB en Perales de Tajuña, con la colaboración de AGROLAB. Tendrá lugar en la semana del 6 al 11 de Julio y del 13 al 18 del mismo mes.

El taller esta pensado en un formato abierto a todo tipo de personas interesadas en el movimiento de huertos urbanos, así como aquellos que ya estén trabajando en ellos y quieran ampliar conocimiento. Los profesores serán monitores con experiencia en otros huertos urbanos y hortelanos de AGROLAB. El Observatorio del Futuro aporta su experiencia en la organización de este taller y ofrece soporte digital mediante sus salas temáticas.

La próxima semana enviaremos un anuncio con un enlace para la inscripción. El coste será muy ajustado y permitirá su realización. Es solo para cubrir los costes de los profesores y soporte de la plataforma ZOOM y la nueva web del Observatorio del Futuro, que facilita la inscripción.

La revolución esta en marcha y pronto se verán sus frutos.

Julián González

FUTURO SOSTENIBLE, UN HORIZONTE POSIBLE

¿Avanza la solidaridad? Jose Almansa lanzaba un libro al principio de la crisis del coronavirus, llamado “El fin de la innovación, solo existen los innovadores”. En él, aboga por dar un premio a aquellos actos generosos, los buenos actos deben tener recompensa, y para eso promulgaba crear “goodwill”, una criptomoneda intercambiable por productos y servicios.

Durante los últimos dos años hemos trabajado en un nuevo proyecto que está revolucionando las conciencias. Y esa revolución no es política, es humana y social. Atañe a los estados emocionales, a las complacencias compartidas, la plausibilidad, ese cemento que nos une a los demás como el mortero al yeso.

No existe una conciencia muy extendida sobre la sostenibilidad, pero comienza a abrirse paso la agricultura ecológica, los hábitos saludables y el consumo responsable. Es una revolución que empieza en el sector primario, que clama en el desierto desde hace tiempo. Agricultores, ganaderos, sector primario, son la base de una cadena de valor con precios irrisorios mientras ven cómo sus productos se multiplican por 3,4 y 5 veces en los supermercados.

Hemos escrito amplio y variado desde entonces. A raíz de una conferencia de Mariano Bueno en la Casa Encendida. Un gurú occidental, que hace ayuno y advierte desde hace casi 4 décadas de los males que conlleva la agricultura intensiva, el uso de pesticidas, la desaparición de 30 millones de gorriones. “El segundo cerebro” marcó el zénit de nuestros post, 9000 visualizaciones en Facebook de manera orgánica, que supone un éxito sin precedente, teniendo en cuenta las restricciones que tiene Facebook, y su aversión al uso extensivo de su red sin pasar por caja.

Pero el concepto de sostenibilidad no es monopolio del sector primario. Es un tema de dimensiones globales. La gestión del agua, las energías limpias, el uso de materiales biodegradables, naturales y no contaminantes es un objetivo que no espera más demora. En Octubre de 2019, fuimos premiados con el 1º premio emprendedores por IE Business School, una de las 3 escuelas de negocios más importantes del mundo, por un proyecto sobre ahorro energético en el sector de los plásticos. En este proyecto se transformaba el sector y trabajaba para evolucionar hacia un concepto llamado “economía en tiempo real”, donde un nuevo modelo productivo, ahorra stock, usando producción bajo demanda. Es decir producir sólo aquello que se demanda, y es necesario. Esto evita el despilfarro del 30% en productos de todo tipo y con ello el ahorro de agua, energía, recursos básicos, trabajo y tiempo. Las herramientas usadas eran impresoras 3D, Big Data y la IA. Los negocios digitales y el uso de la ciencia de los datos.

En el horizonte un objetivo, “Un huerto urbano en el espacio”, metáfora de un deseo, convertir a nuestras ciudades en sostenibles, mediante la transformación de todos los edificios en órganos sostenibles, autosuficiente en términos energéticos y autoabastecible, mediante la instalación de huertos y jardines urbanos en ellos. El autoconsumo genera un consumo responsable, un desarrollo de hábitos saludables que pueden crecer si cambiamos el ecosistema de las ciudades, auténticos planetas yermos dentro de un planeta fértil y equilibrado a pesar de los desaguisados cometidos.

El objetivo es que dentro de 10 años, las ciudades estén poblados de todo tipo de vegetación, los edificios sean autosuficientes en energía generada dentro del mismo edificio, y se desarrolle autoconsumo que mejore la calidad y el bienestar de la gente y su salud, evitando el uso de tratamientos caros y medicamentos por las llamadas enfermedades de los países ricos (Obesidad, diabetes, hipertensión). Todas ellas son producidas por una mala alimentación, con productos que nos matan lentamente, y con hábitos sedentarios y malas posturas adquiridas por falta de un plan de prevención eficaz.

El bienestar de los ciudadanos ya no depende solo de tener un sistema de salud sino de desarrollar buenos hábitos saludables.”

Y finalmente debemos desarrollar lo comunitario, ese aspecto intangible sin el cual nada es posible. La muchedumbre organizada, la comunidad enfrentada a la sociedad. ¿Que es esto? ¿Como lo detectamos?

La batalla está ahí, porque si el individuo en su función de ciudadano no ejerce su función y su lugar en la sociedad que le ha tocado vivir, estamos cediendo nuestro derecho a otros. La democracia no se construye en un congreso de diputados únicamente. Las sociedades más avanzadas de la sociedad occidental son aquellas donde existen pocas leyes y disposiciones, y poseen sociedades civiles que son capaces de resolver sus propios conflictos en el seno de la misma sociedad civil. Por el contrario las sociedades que tienen grandes aparatos de estado, que regulan la vida de los ciudadanos, tienden a ser despóticos, y secuestran los derechos de los segundos. El caso español es así, y de ahí que nuestra democracia es débil e imperfecta. Lo colectivo no es el Estado, lo colectivo es la sociedad civil, aunque en España, se confunden  lo público y lo colectivo. La legitimación del poder emana de la ciudadanía, y la elección de representantes públicos no es ninguna cesión de dicha legitimación, es un mandato. Los representantes de lo público no tienen derechos, tienen obligaciones. Sin embargo lo primero es lo único que vemos ejercer, nunca lo segundo.

Recuperemos lo que siempre fue nuestro, lo público, y pidamos la revocación automática de cargos públicos si estos no defienden nuestros derechos. Eso es “mandato”. Eso es lo colectivo.

Contruyamos el futuro. Es el único espacio que podemos cambiar.

Julian Gonzalez

Crónicas desde el arca

Lo público y lo comunitario

El gentío soporta esta segunda quincena metidos en un arca, semejante a los tiempos bíblicos, en la cual nos hemos recluido todos por propia voluntad, esperando que bajen las aguas. ¿A quien castiga? ¿De que nos salvará? Espero que pronto enviemos la paloma, y que esta nos traiga una rama de olivo.

Los gobiernos se tambalean. Las señales iniciales han sido caóticas, y hasta los bocazas que se reían de la pandemia reculan ante su embestida. Los del Norte sacan pecho y acusan a los del Sur de poco precavidos. Exhiben sus estadísticas inmaculadas. No saben que son lo más fácil de camuflar. Pueden y lo hacen, y lo llevan haciendo desde hace tiempo. No saben que las fronteras Sur y Este de Europa son sus defensas, y que el enemigo vino subrepticiamente y nos invadió, como un regalo envenenado, como caballo de Troya que entra, mata y despoja.

Ahora todo nuestro poderoso y seguro mundo es solo un muro saqueado, como aquel que Roma tuvo que abandonar en el norte de Inglaterra cuando sus ejércitos se desplomaron ante el empuje de los bárbaros.

Si algo es seguro es, que la vida y el mundo que conocemos se ha derrumbado. Solo queda el ser humano, como expresión de la última defensa. Las autoridades solo pueden dar órdenes que no llegan a los últimos escalones de su organización. Ni equipos, ni trajes de protección, ni créditos, ni moratorias. Choca con la burocracia, la avaricia, la mezquindad, la pobreza de espíritu. Ya dijo Christopher Plummer en Plan oculto (The inside man):” Cuando veas sangre en las calles, compra”.

Ante tamaño despropósito solo la muchedumbre organizada ( Coral Crowd), resiste. Los sanitarios se protegen con batas de tela y bolsas de basura, como indigentes ante la marabunta, y algunos fenecen, como aquellos bomberos que acudieron a Chernóbil con trajes de goma para parar al monstruo radiactivo desatado.

Ingenieros talentosos trabajan sin descanso con diseños en impresoras 3D para producir protectores, mascarillas, respiradores, y los ofrecen de forma generosa. Pequeñas empresas son encontradas en la geografía española y ¡ Descubrimos que son capaces de producir respiradores! Se mira fuera, y se olvida lo más cercano y obvio. España es una potencia industrial y podemos producir esos productos de extrema necesidad aquí.

La muchedumbre organizada, pide paso ante las clases políticas, desbordadas muchas veces, y sin saber a dónde mirar. Si buscas donde todo el mundo, puede ocurrir que no encuentres nada, te timen y abusen de ti. No han sabido confiar en esa sociedad que crea, trabaja, estudia, y ofrece desinteresadamente lo que se necesita. ¡Dicen que las viseras manufacturadas en impresoras 3D, no están homologadas! Eso importa mucho en estos momentos, cuando los sanitarios se protegen con batas y bolsas de basura. Dicen que podrían recibir un aluvión de demandas por estas viseras. Las recibirán igual por no llevar nada que proteja a nuestros sanitarios. ¡ Pagaría con creces esas demandas si con con ello salvamos vidas!

No es solo lo público lo que esta salvando cada día. Es el carácter solidario, el pundonor, el coraje, la épica. Dicen que los valientes son personas normales en circunstacias especiales.

Ya habrá tiempo para dirimir responsabilidades, pero cuando la sociedad formal (la política) se rompe ante la adversidad, solo somos uno (lo comunitario), cuando surge lo más genuino de nuestra especie. Juntos somos más fuertes, y entonces personas individuales son capaces de arriesgar todo, hasta la vida, porque es el grupo lo que importa salvar, la civilización.

Después de esta primera quincena, empieza a cundir el desánimo, los muertos no paran de crecer, y ni siquiera la ralentización de la tasa de contagios mitiga nuestro miedo e histeria. Se nota en la gente, en las autoridades, que dicen protegernos. Hace 2 días estuvieron a punto de multarme. Iba corriendo en pantalón corto a comprar al supermercado. El uniformado se puso nervioso cuando me vio correr. Apostado en una esquina como esos polis tontos detrás de una marquesina, me paro a la vuelta de la esquina, y de forma seria y nerviosa me pidio mi documentación, y al ver que no coincidía la dirección de carnet con mi casa actual, me indico que me iba a denunciar. Me iba a denunciar porque en mi carnet no ponía el sitio donde vivo actualmente y porque vestía “inadecuado”. Y para remacharlo, me lo confirmo. “Cambie ud. la dirección, y vístase de otra manera”. Como dicen los futboleros, una falta por frustración.

Y ahora seguimos dentro de este Arca comunal que nos hemos dado. Urdiendo los trajes que vestiremos cuando salgamos, si sobrevivimos al virus, la histeria de algunos, la inoperancia de políticos grandes y pequeños, y esa máquina que lo devora todo que se llama estupidez. Es cierto que el entramado institucional nos defiende de los errores humanos, pero no de aquellos que incumbe a estos seres, venidos de otra dimensión, y que quiere conquistar nuestro mundo, como aquellas lagartos de la serie V, donde los humanos eran usados como alimento, o Stargate, donde solo eramos esclavos de seres del mas alla (dioses, seres divinos, héroes).

Comamos cuando podamos y laboremos.

Julian Gonzalez

UNA OPORTUNIDAD PARA CRECER

Si mantienes tu actividad, invirtiendo tecnología y talento, debes de seguir pagando servicios e impuestos. Si cierras y mandas a los trabajadores al paro, te bonifican y no pagas seguros sociales.

Si hay que proteger a las empresas que no pueden mantener actividad, habría que incentivar y primar aún más al que mantenga la actividad.

Por ello las medidas tomadas son retrogradas, no incentivan la innovación. Si queremos aprovechar esta crisis para crecer, es menester diseñar la post crisis, como hizo Winston Churchill en 1941, en plena ofensiva alemana sobre las ciudades inglesas.

Si algo hemos aprendido en esta crisis es que la previsión y el carácter predictivo es el gran ausente de las políticas públicas.

Federico Mayor Zaragoza, Director adjunto de la Unesco entre 1978 y 81 ya lo expresó fehacientemente. Si analizas el cadáver para saber lo que ha ocurrido estas llegando tarde. Hay que ver todo lo que el futuro está cambiando nuestras vidas. En noviembre 2016 Iñaki Gabilondo decía: ” Nos acabamos de enterar que estamos educando para un mundo que muere”.  Hoy, en 2020 los niños siguen cargando pesados libros, y se descubre que la formación virtual debe tener futuro. Es un botón de muestra. “Nuestra sistema educativo esta en la UVI”, decía un antiguo profesor de la comunidad manchega”.

Esta crisis ha demostrado que la ciencia de los datos es una herramienta de previsión para crear modelos correctos. Y que si hubieramos tenido el sandbox1 a punto podría haber sido empleado para responder mas rápido y mejor.

Que las impresoras 3D trabajan bajo demanda y son capaces de adaptarse a cualquier circunstancias. Decenas de ingenieros trabajan y han puesto a punto los diseños para producir respiradores o cualquier otro utensilio. Si en vez de usar impresoras 3D domésticas (12 piezas/día), se tuviera impresoras 3D industriales, se podría fabricar 40.000 piezas en cualquier momento y lugar.

El internet de las cosas hace que los robot puedan realizar test rápidos en 15 minutos. Y así localizar a todos los infectados y evitar el contagio de todos aquellos pacientes sin síntomas que no saben son portadores del virus.

El teletrabajo y la formación online, ahorra tiempo y dinero. Y sin embargo, las empresas que tienen esos equipos para trabajar en remoto, no pueden beneficiarse de ninguna de las medidas del gobierno. Estas empresas han invertido dinero, talento y nuevos protocolos de trabajo para ser más eficientes, y realizar menor costo en transporte y contaminación, tanto individual como colectivamente. Ahorras cuando no tienes que usar tu coche privado o usar transporte público. Ahorras porque puedes conciliar mejor tu vida laboral y personal, flexibilizando tu jornada laboral y administrando mejor tu tiempo. Todas las empresas tecnológicas más exitosas del mundo usan este sistema de horario flexible, donde los trabajadores deciden cuándo deben de ir a su trabajo y cuando trabajar desde su casa.

La formación on line está presente activamente desde hace más de 15 años. Hace tiempo que todos los libros estan en e-book con diseños apaisados que pueden ser usados en tablet, ordenador y hasta móviles. Y que dichos libros son muchas veces manuales de adoctrinamiento local, y regional. El conocimiento está libremente expuesto en bibliotecas virtuales, wikipedia, aulas virtuales, e-book de todo tipo. Hace tiempo que el conocimiento y la información no reside en un libro físico. No dudo de su valor, pero estamos hablando de libros cuyo valor es un negocio para muchos colegios y editoriales, e inclusive hay becas que podría ser dedicadas a otras cosas más necesarias como comedores, salidas educativas, actividades extraescolares.

Me alegro que el Sr. Presidente del gobierno haya descubierto la importancia de la formación online, aunque matizaría. No quiero ser pretencioso, corrigiendo. La formación on line no es el futuro, es una realidad, que es usada por las más importantes universidades del mundo, y escuelas de negocio. Incentiva la capacidad de adaptación, la iniciativa personal y las habilidades digitales, la colaboración a distancia entre individuos y países y es un elemento que rompe fronteras de todo tipo. Es el mundo globalizado actual. Sr. Presidente no hay que esperar al futuro. Es una realidad tangible que crea valor añadido y eficacia.

Y por último, esta crisis descubre lo más importante de nuestra sociedad. Que colaborando juntos somos más fuertes y solucionamos mejor los problemas. Pero esto ya lo averiguo la IA. Porque lo que diferencia esta tecnología del resto es que usa equipos diferentes conectados como nodos en rack. De esta manera sustituye y mejora los grandes ordenadores que rigen nuestras vidas, por equipos escalables que saben adaptarse a cada realidad.

Es tiempo de luchar juntos en un nuevo tipo de reto, no es militar pero sí requiere disciplina y templanza. Algunos comentaristas no quieren usar símiles militares, y tenemos que reflexionar sobre el tema. Es una lucha nueva, donde nos jugamos la sociedad que queremos y el futuro que deseamos.

Aprovechemos para crecer. Porque todos los miles que van a morir se lo merecen. Ese será el mejor homenaje que podemos darle. Y pronto en muchas plazas libres de virus podremos reír, y abrazarnos. Por una vez seremos muchos unidos en rack como nodos inter-comunicados.

Saludos. Julian Gonzalez

En homenaje a Eladio Fernández Manero

1 Herramienta de previsión de IA para probar las nuevos productos financieros existentes. Aprobada su creación en febrero 2020.

LA CIVILIZACIÓN

Paisaje después de la batalla. ¿Qué hacer?

Muchas instituciones estudian el efecto de esta pandemia, como nos va a afectar y si perdurará. La única cosa cierta es la imposibilidad de saber su efecto. Solo podemos esperar a que pase, hacer recuento de daños y ayudar a los ciudadanos, trabajadores y autónomos que quedaron solos y abandonados en la anterior crisis. Es una buena oportunidad para que gobiernos, bancos, grandes empresas de servicios, e instituciones devuelvan el precio pagado por miles de ciudadanos, cuyos negocios desaparecieron en la anterior crisis por la avaricia de unos pocos y la connivencia de la clase política. De otra manera volveremos a la catástrofe. Y no creo que pueda soportarlo esta sociedad.

Frente a la crisis hay dos estrategias para afrontar el momento. La primera, prima la salud de manera draconiana, y es la economía la que se abandona a su suerte. Se declara el estado de alarma y se confina a la gente en sus casas con orden de no salir para evitar la extensión del virus. Ello conlleva pérdidas millonarias y una cascada de impagos de seguros sociales, impuestos, sueldos, pérdida de puestos de trabajo…

En la segunda opción, piensan en mantener la economía en funcionamiento y poder parar el virus en su forma más virulenta, y no provocar la curva de subida instantánea que colapsa cualquier sistema de salud, sea público, estatal o privado. En UK piensan que dicha curva de fuerte impacto puede ser atenuado. El precio es la muerte de más personas de grupos de riesgo, pero salvar el impacto económico.

Y aquí nos encontramos con la decisión que decidirá el futuro de las comunidades. Elegir entre lo malo y lo peor, sacrificar peones para salvar a la reina, y poder recuperarse antes y mejor. Los ciudadanos de UK y Alemania tienen la oportunidad de salvar la economía y sufrir un impacto más plano en el tiempo. La experiencia nos dice que los primeros sufren su impacto fuerte en una curva muy alta y después de 2 meses baja. Los segundos reciben un impacto menos fuerte, con más muertes en los grupos de riesgo, y curva más plana. Su duración será de 4 a 6 meses.

Al final el problema es administrar nuestras perdidas humanas y económicas. Encontrar un equilibrio entre estas variables sería lo ideal, porque salvar las dos cosas es imposible.

A nuestro favor tenemos que es una crisis que viene de fuera del sistema económico, y que cuando bajen los índices de mortalidad y contagio, volverá a crecer la economía con más fuerza. Tecnologías llamadas a cambiar el sistema de producción, pero de lenta implantación, han surgido como salvadores, como las impresoras 3D, que fabrican en tiempo real y bajo demanda en cualquier instalación (respiradores, mascarillas, guantes, material de protección). Y como siempre la capacidad predictiva, esa variable nueva, que deja a la realidad caduca rápidamente. La realidad es el pasado, y existen modelos apriorístico que podían haber sido usados al comienzo de la crisis. Si hubiéramos tenido en marcha el famoso sandbox1, se podría haber usado para predecir esta crisis. Pero siempre es igual, se analiza mejor el pasado que el futuro.

Nuestra cultura occidental se basa en la conciencia individual, un largo viaje desde aquellos hombres de las cavernas que pintaban como ángeles y sabían ver en la naturaleza la sabiduría que hoy tenemos que aprender en universidades.

Paradojas del destino que nos enfrenta a un reto continuo. La sociedad se basa en la colaboración, pero avanza por individuos que son capaces de ver y hacer cosas que la mayoría no es capaz de vislumbrar. Ser disruptivo e innovador es hacer cosas que nadie piensa. Así describo en un ensayo que escribí hace unos años llamado “Fenomenología del éxito, La conquista de la conciencia individual”. 

En tanto y en cuanto somos capaces de pensar diferente de los demás, seremos capaces de resolver mejor los problemas y anhelos de la mayoría, aun a pesar de tener en contra a los demás. Por ello la conciencia individual es el elemento fundamental de nuestra evolución.

A veces tiene efectos perniciosos. Individuos se erigen en portavoces de la mayoría, saben interpretar y manejar a las masas. Son aclamados como salvadores y guías, y están en los libros de historia como las épocas más oscuras de la humanidad, aquello donde se censura, y comprime el conocimiento a un reglamento de conducta que solo aspira a subyugar y atar la mente de los hombres para que nadie piense diferente y exista un monopolio del conocimiento. En ese momento el conocimiento es poder y es identificado con la religión, la república, el imperio, el ciudadano, la política y las masas.

Y este recorrido siempre ha sido una batalla entre el individuo y la forma de poder de cada etapa. Moisés rompe con el orden del imperio egipcio, renuncia a su estatus y es expulsado al desierto para morir. Pero una voz interna le ayuda a creer que otro dios es posible, uno e inmaterial que no se puede representar. Es la primera revolución de la conciencia individual. Y así evolucionamos desde un mundo multiétnico y multilingüístico a otro más uniforme. La evolución no ha sido consecutiva ni ha crecido uniformemente.

Siempre hay un precio en cada nueva escalón. Se paga de una manera u otra, y los hombres debe administrar el costo, para beneficiarse luego de las ventajas.

Es tiempo de cambio, de usar otra política y otra manera de afrontar el problema. Y de olvidar formas que desarbolan la cohesión social. Esta vez no pueden dejar a su suerte a los ciudadanos. Hay que cubrir sus necesidades, eximir de pagar seguros sociales si no hay actividad, ayudar a las empresas con fondos, y a los trabajadores que queden confinados en sus casas, mediante subsidios y ayudas. Esta es una guerra instantánea, brutal, pero esperemos que de corta duración. Y en cuanto bajen los índices de contagio y mortalidad, la actividad volverá con más fuerza.

Volveremos a pisar las calles nuevamente.

Julian Gonzalez

1 Herramientas de predicción basados en big data y AI, usados para el sector financiero.

Pandemias y cuentos chinos

No quiero frivolizar con el tema, aunque tampoco deseo demonizar el asunto. Siempre ha habido pandemias y vivimos con ellas.

Los virus existen desde que los organismos vivos comenzaron su existencia, es el ciclo de la vida monocelular a policelular en un relación de simbiosis, sumisión y dependencia parasitaria.

Entre 2018 y 2019, más de 20.000 personas murieron de gripe normal, que afectaron a 500.000 personas sólo en España. Y nosotros sin enterarnos. ¿Somos mortales? Si.Y esa es una característica que nos hace evolucionar como especie.

En Argentina se ríen. Están en pleno verano austral con 40º celsius, y ellos están afectados por algo mucho más terrible, el dengue. Parte de Brasil, Paraguay, y hasta Bolivia tiene una epidemia de esta enfermedad en estos momentos, con un nivel de incidencia mucho más mortal. Solo en Brasil, en un solo año, 2,3 millones de personas han estado afectadas. Su incidencia y mortalidad es baja, pero en casos severos de la enfermedad, el llamado Dengue grave, puede provocar la muerte.

Por todo ello, los virus y las pandemias son frecuentes, y los servicios médicos de países como España tienen que luchar cada año con la gripe normal.

No podemos evitar el miedo, otra epidemia más virulenta que la de los virus. Deberíamos crear un término para describirlo, igual que a los memes, o insight, se les nombra así, como derivación de los genes de origen biológico. Los memes se transmiten de manera automática, independiente de la voluntad de los portadores, por herencia cultural. Son los causantes de los grandes errores de la economía en los últimos años.

Las repetidas crisis económicas cada ciclo de 7-10 años, ocurren sin saber a ciencia cierta su origen. ¿Somo tontos los humanos? Para que una sociedad inteligente, rica y culta que posee instituciones con miles de técnicos bien entrenados, se encojan de hombros y sigan en sus puestos de trabajo sin que nadie les despida o les de una patada. Grandes firmas financieras con graduados en las más excelsas escuelas de negocios, cometan errores que vistas después, parecen fruto de estúpidos patanes guiados por la avaricia. O hace poco más de dos años hemos visto como miles, sino millones de ciudadanos son manipulados en redes sociales (el caso de Cambridge analitis) por empresas que trabajan para políticos misóginos, ultraconservadores y hasta maleducados, y triunfan ante el estupor de la mayoría. Brexit, Brasil, USA, Cataluña, Andalucia.

¡Pues si señores !, existen los virus culturales, que bien tratados y usados hacen que la realidad sea cambiada. Y todo esto es debido a nuestros insights, o creencias. Nuestros planes de contingencias y leyes perfectas están ahí pero los humanos nos las apañamos para torturarlas, manipularlas y hacerlas evolucionar para que den lo que nuestras creencias desean.

Hace unos años, leí un libro ciertamente sorprendente y distraído, Imperialismo Ecológico1. En el mismo, el autor planteaba que la expansión europea desde el siglo X, se hizo con uso involuntario de los virus en muchas conquistas, y que muchas de las conquistas científicas y tecnológicas están precedidas de dichas batallas biológicas. Españoles, franceses e ingleses, diezmaban más enemigos por sus virus que por hechos guerreros en América y otras colonias. Y hasta en la II GM, la batalla de Guadalcanal fue una batalla donde las epidemias tuvieron un gran protagonismo. El mismo Blas de Lezo, tuvo un gran aliado en la temporada de lluvias, en 1741 en la defensa de Cartagena de Indias. Más de 11000 soldados ingleses cayeron muertos en los alrededores ,muchos de ellos aquejados de la fiebre amarilla.

Y ahora vamos a la última epidemia, la de los rumores….

Este domingo un amigo ingeniero, que trabajaba en una empresa de distribución industrial recibió el despido, debido a la cancelación de un pedido importante en China. Y eso si es un problema. Mis fruteros chinos, que estan en frente de mi casa, acaban de cerrar por vacaciones, en pleno marzo. Teniendo en cuenta que su cultura no es muy propicia a las vacaciones, estas tienen un componente no solo viral, sino cultural. No se si temen un pogrom, al estilo antiguo, o es una decisión responsable. Cuando las epidemias se extendían en Occidente, ciertos grupos étnicos minoritarios eran acusados de ser los causantes. Lease judíos, armenios, semitas, albinos. Siempre es responsable el diferente.

Hay que luchar al viejo estilo con las armas que nos da un buen nivel de vida, un sistema de salud eficaz y extenso, y la ciencia. Esa que nos ha hecho evolucionar. Pero también debemos ser objetivos y reflexivos, porque el 95% de nuestras acciones son automáticas y responden a un estímulo que activan nuestros prejuicios.

¡Y por favor! Otros gobiernos han activado ya planes para paliar los efectos de esta pandemia en la economía y la voracidad fiscal en autónomos y trabajadores por cuenta propia y ajena. El gobierno dice estudiar medidas, pero el tiempo pasa, las ventas bajan, y la gente es despedida. ¿A qué esperan? A que el calor venga y se lleva la pandemia.

¡Siempre rogando a Dios !

Billy Kidgarden

1 La expansión biológica de Europa 900-1900 de Alfred W.Crosby

¿Pero qué son las competencias digitales?

El consejo de ministros anuncia la creación de un sandbox, y despertamos en un nuevo entorno, sin aún haber digerido, que es eso de las competencias digitales.

Por lo que parece, los estudios académicos reglados apenas son capaces de dotar a nuestra sociedad de profesionales en competencias digitales, palabra eufemística que engloba ámbitos desconocidos que nos obliga a hacer una reflexión.

Si hasta hace poco las competencias digitales eran simplemente tener un sitio web (página web, blog, página en red social) y navegar por la red con cierta destreza, ahora despertamos sabiendo que necesitamos algo más que no sabemos establecer.

Algunos adelantados, nos explicaban que los niños deberían aprender a programar en lenguajes cibernéticos (Java, php, oracle) como se aprende música, inglés o matemáticas. La realidad es que no podemos olvidar las materias básicas de la ciencia y las humanidades, y sobre todo materias “blandas” que ayuden a estar en continuo aprendizaje. Desentrañar el secreto de las tecnológicas no es fácil, y menos con las rigideces de un sistema que se rige por la burocracia y el miedo a meter la pata, lo que provoca precisamente eso mismo.

Las empresas de Fintech, ese vocablo que define a aquellas empresas que usan la tecnología digital para asuntos financieros, nos ha puesto en el tema. ¿Que se nos ha olvidado explicar?

Hasta hace poco menos de 2 años, casi nadie sabía qué era eso de un sandbox, aunque se reclamaba frecuentemente como elemento de desarrollo de la llamada 4º revolución industrial. Chiringuitos financieros aparecían y desaparecían fruto de estos tiempos sin saber si eran delincuentes o aventureros, una frontera muy porosa. Las granjas de ciber monedas, la venta de dichas monedas, nuevos formas de transmisión de dinero a través de sistemas mucho más ágil, rápido y seguro. Y nosotros sin nuestro sandbox. ¿Pero qué es un sandbox?

En esencia es fácil de explicar. Lo que no es fácil es hacer. El primer sandbox ha nacido en UK, dada la importancia de Londres como capital financiera mundial, y lo hizo en 2017. Es una caja de pruebas de nuevos recursos financieros que ayuda a comprender si un software es viable en el régimen regulatorio de un país, y que debemos hacer para hacerlo posible. De lo contrario, un país puede quedar lejos de estos sistemas que están revolucionando la banca y las finanzas.

Esta definición me ayuda a pasar revista a nuestro horizonte 2020, ese objetivo que se nos marcó hace algo menos de una década, cuando alumbraba el nuevo siglo y las tecnológicas luchaban por conquistar el mundo.

Hace poco más de dos años, estas habían superado a empresa como petroleras, inmobiliarias, construcción y bancos. El mercado dirigido a consumidores está en sus manos. Amazon controla mucho del mercado minorista, y mayorista, y compite con distribuidoras industriales de todo tipo de componentes. Ahora la nueva Secretaría de Estado de digitalización e IA nos dice que está en juego esa 2º fase de la 4RI, donde el sector industrial se juega su futuro. ¿Será devorado también por las tecnológicas?

La clave está en aprender rápidamente a usar el big data, proveer de herramientas de inteligencia de negocio y ser predictivo. Poner a disposición de empresas pequeñas y medianas herramientas de BI y Big data y avanzar hacia la IA. Socializar el conocimiento que ha conquistado el mercado y ha puesto en manos de las tecnológicas la economía, los negocios, la política, y hasta nuestros formas de relacionarnos. Nada se escapa a ellas y nada puede avanzar sin tener en cuenta la tecnología usada. Hay que aprender a usar dicha tecnología para ser productivas en esta era. Ese parece ser el camino.

Los Estados deben aprender a adaptar su leyes fiscales y laborales. De esa manera hacen viable lo que hoy es inviable, adaptar las regulaciones a las tecnología digital del siglo XXI, que salta las leyes de protección de datos, las leyes laborales, los derechos humanos y sociales. ya que la economía productiva del siglo XXI se genera a partir de estas tecnológicas, que ya han cambiado el mundo.

Uso de información individual, células madre, regulaciones de la competencia, cargas fiscales, marcos laborales, planes de pensiones, edad de jubilación, trabajo a distancia, trabajadores por cuenta propia o ajena. Aparecen nuevas formas de trabajar, y de vivir, porque la forma de trabajar será alterada. El trabajo será más creativo y también más colaborativo, pero también más tecnológico, cambiante y evolutivo. Se subcontrata servicios, que antes eran realizados dentro de cada empresa, las grandes empresas crean aceleradoras desde las que lanzan sus proyectos de I+D+i, y se dinamiza el tejido profesional. ¿Tiene que haber precarización de las condiciones laborales por esto?

Todo será posible, si los rendimientos sacados de esta revolución son elevados. Y para eso las empresas, pequeñas y medianas deben aprender a usar los datos y hacerlos herramientas de predicción, asegurar la respuesta y confirmar resultados. Y sobre todo España debe cambiar el modelo impositivo. Hacer que los impuestos se apoyen en el beneficio de las empresas emergentes y tecnológicas y no en las rentas del trabajo. Para eso habrá que cambiar muchas cosas y eliminar procedimientos burocráticos que lastran el desarrollo.

El futuro es hoy y mañana será tarde, porque no sabemos donde estaremos.

Billy Kidgarden